Cómo mantener la habitación de un bebé segura

Ya sea que acabas de traer la alegría de tu vida a casa del hospital o estás esperando su llegada en cualquier momento, tener un cuarto infantil seguro es absolutamente importante. Hacerlo a prueba de bebés asegurará que tu hijo esté a gusto en su cuarto, dándote bastante tranquilidad para que tomes una pequeña siesta, si te lo permite.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Regla
  • Detector de humo
  • Baterías
  • Luz de noche fría para tocar
  • Cubre enchufe
  • Detector de monóxido de carbono (CO)
  • Barras de seguridad

Instrucciones

    Seguridad en la cuna

  1. Inspecciona la cuna de tu bebé con cuidado, no debe tener un lado desplegable y los listones no deben ser de más de 2 3/8 pulgadas de distancia, según la American Academy of Pediatrics. Usa una regla para verificar la distancia. Escoge siempre la seguridad sobre el sentimentalismo, la antigua cuna que tu abuela te pasó puede ser hermosa, pero es probable que no cumpla las normas de seguridad vigentes.

  2. Verifica que tu cuna y colchón cumplen con las normas de seguridad vigentes y no han sido retirados del mercado. La Consumer Products Safety Commission recomienda que los colchones cumplan con los estándares de la industria para el tamaño, el material, la estabilidad y la firmeza. Busca el sello de Juvenile Products Manufacturers Association de aprobación en artículos para bebé como cunas, camas, sillas de paseo y otros accesorios. El sello JPMA indica que el producto cumple con todas las normas de seguridad del gobierno y regulaciones establecidas por la CPSC.

  3. Selecciona un colchón que se ajuste perfectamente en la cuna para evitar que tu bebé se encaje entre el colchón y la cuna. Siembre cubre el colchón con una sábana bien ajustada para evitar el exceso de material que podría causar enredos o asfixia.

  4. Retira la ropa de cama suelta, almohadas y muñecos de peluche de la cama de tu bebé, incluyendo las chichoneras. La AAP no recomienda el uso de todos los protectores de cuna, debido al aumento del riesgo de estrangulamiento, asfixia y atrapamiento, con evidencia mínima de que en realidad evitan lesiones.

  5. Los móviles y los juguetes de cuna con cadenas deben mantenerse lejos del alcance de tu bebé, ya que representan un riesgo de asfixia y atrapamiento. Una vez que tu bebé puede pararse para llegar a ellos, no deberían usarse más.

    Seguridad contra incendios

  1. Instala un detector de humo fuera de la habitación de tu bebé, si no hay uno ya presente. Utiliza baterías de larga duración que cambies cada año, y prueba la alarma mensualmente.

  2. Utiliza sólo luces de noche para tocar que sean frías que no se calienten y que no tengan una bombilla expuesta. Mantén las luces nocturnas lejos de la ropa de cama o cortinas largas para evitar incendios.

  3. La CPSC recomienda que la ropa de dormir de los niños sea resistente a las llamas, autoextinguible y usada perfectamente para reducir el riesgo de que se incendie y disminuir el potencial de quemaduras para el usuario.

    Otros elementos del cuarto infantil

  1. Sigue las instrucciones del fabricante en todo el equipo del bebé, y usa los cinturones de seguridad y correas para evitar caídas y lesiones. Inspecciona los muebles del bebé, equipo, ropa de cama en caso de que haya piezas que faltan, hilos sueltos, agujeros, astillas u otros defectos antes de usarlos.

  2. Mantén todos los productos para bebés, polvos, lociones y ungüentos estibados fuera del alcance de tu hijo para evitar la ingestión. Coloca esto en un estante alto, en un cajón donde no pueda acceder o retíralos del cuarto por completo.

  3. Utiliza persianas sin cordón y cubiertas de ventana siempre que sea posible para evitar el riesgo de estrangulación. Si los revestimientos no se pueden cambiar, asegura los cables fuera del alcance de tu hijo.

  4. La JPMA recomienda cubrir los enchufes eléctricos abiertos con un enchufe tomacorriente aprobado. Para los que tienen un cable en ellos, adquiere e instala una cubierta de seguridad que le de la vuelta al enchufe y el cable en el lugar de salida para evitar que tu hijo tire de ellos y a fin de reducir el riesgo de descarga eléctrica.

  5. Instala un detector de monóxido de carbono (CO) en o cerca de la habitación de tu bebé. El CO es un gas mortal inodoro, incoloro, insípido y altamente inflamable. Puede escaparse de los hornos defectuosos, calentadores, estufas y las líneas de gas. Las personas expuestas al gas son susceptibles a la intoxicación por monóxido de carbono, que causa síntomas como dolor de cabeza, náuseas, mareos, pérdida del conocimiento e incluso la muerte, en dosis altas. Un detector de CO es especialmente importante, ya que una fuga durante la noche puede pasar desapercibida mientras tú y tu bebé duermen.

  6. Instala barras de seguridad, sobre todo si la habitación de tu hijo está en el segundo piso o más, para evitar caídas accidentales desde la ventana. Una reja en la ventana se asegura en el marco de la ventana y tiene barras espaciadas estrechamente para evitar que un niño se caiga por la ventana. Son desmontables por un adulto en caso de incendio. Aunque tu bebé que no se mueve no es de alto riesgo, pronto será un niño curioso en movimiento, así que instala el protector ahora para mantenerlo a salvo después.

Más galerías de fotos



Escrito por victoria georgoff | Traducido por carlos alberto feruglio