Cómo mantener una buena salud para los adultos mayores

Independientemente de si tu cuerpo es una máquina bien engrasada, después de años de uso, está obligado a necesitar un poco de mantenimiento. Si muestras una falta de respeto hacia tu cuerpo, comes el tipo equivocado de dieta y evitas el ejercicio, éste funciona mal en la forma de enfermedad crónica y movilidad limitada. Sin embargo, si respetas tu cuerpo con una dieta apropiada, ejercicio diario y un estilo de vida satisfactorio, disfrutarás de un rendimiento global mejor y te mantendrás saludable a medida que envejeces.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Planifica una dieta saludable compuesta de alimentos nutricionalmente densos para mantenerte en forma. A medida que envejeces y, naturalmente, comienzas a limitar la actividad física diaria, quemas menos calorías. Evita los alimentos altos en grasa, azúcar o sodio; excederse en los tipos incorrectos de alimentos da lugar a un aumento de peso, enfermedades del corazón, diabetes tipo 2 y una menor calidad de vida.

  2. Haz ejercicio por lo menos 30 minutos cada día, según lo recomendado por los Centers for Disease Control and Prevention. El ejercicio aeróbico ayuda a mantener la flexibilidad para las actividades de la vida diaria, mientras que el entrenamiento de fuerza ayuda a preservar la salud de los huesos. Si 30 minutos de ejercicio te cansan, divide el requisito en tres series de 10 minutos en su lugar, como una forma más manejable para cumplir con la directriz. Caminar, nadar, bailar y hacer yoga son ideales para las personas mayores, especialmente si se trata de una clase o instructor que atiende a estudiantes mayores de 50 años.

  3. Programa citas con tu médico para exámenes físicos anuales, así como pruebas para enfermedades como el cáncer, la diabetes y la osteoporosis. A medida que tu cuerpo envejece, el riesgo de ser diagnosticado se eleva, incluso si has vivido una vida sana. La detección temprana es a menudo la clave para luchar contra la enfermedad, por lo que es importante mantener una relación estable con tu médico de cabecera.

  4. Mantén una vida social muy activa pasando tiempo con amigos, asistiendo a eventos sociales o rodeándote con las personas que te gustan. Un estudio de 2011 de Rush University Medical Center encontró que los adultos mayores que tenían vidas sociales plenas tenían menos probabilidades de adquirir una discapacidad, preservando su independencia y su capacidad física. La actividad social también proporciona una estimulación para tu cerebro y una manera de mantenerte feliz y positivo con la edad.

  5. Desafía a tu cerebro para mantenerlo ágil con rompecabezas, leyendo y aprendiendo nuevas habilidades como un catalizador para la salud de éste. El Franklin Institute señala que desafiar a tu cerebro ejercita tu mente, al igual que ejercitar tu cuerpo lo mantiene fuerte y saludable. La enfermedad de Alzheimer, la pérdida de memoria general y la demencia pueden plagar a los ancianos, pero el aprendizaje continuo y el desafío ayudan a mantener tu mente aguda.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por maría j. caballero