Cómo mantener las bebidas alcohólicas lejos de los adolescentes

Escrito por kathryn hatter | Traducido por mariana palma
Mantén un control cuidadoso de tu inventario de bebidas alcohólicas para asegurarte de que tu hijo adolescente no las consuma.

Cuando los adolescentes beben alcohol, pueden darse consecuencias peligrosas y negativas. De hecho, el consumo de alcohol es el mayor contribuyente a las muertes por accidentes, asesinatos y suicidios en personas de entre 12 y 20 años, según el sitio web del National Institute on Drug Abuse. Para proteger la salud y bienestar de tu hijo adolescente y minimizar el comportamiento negativo de actuar arriesgadamente, es importante controlar el acceso del adolescente al alcohol.

Realiza un inventario de las bebidas alcohólicas que hay en la casa, incluyendo el refrigerador, el bar u otros lugares de almacenamiento. Registra el número de botellas o latas que tienes en tu casa y mantén esta información en un lugar seguro.

Almacena el alcohol enfriado en un lugar controlado al que tu hijo no tenga acceso. Por ejemplo, puedes colocar un climatizador de vinos o un pequeño refrigerador en una habitación cerrada donde tu hijo no pueda entrar.

Instala cerraduras en armarios y bares para que tu hijo no los abra. Mantén las llaves o combinaciones guardadas en secreto para que no pueda abrirlas.

Revisa regularmente el inventario para asegurarte de que tu hijo no ha tomado botellas de tu casa sin tu conocimiento. A medida que consumas alcohol o compres bebidas nuevas, actualiza el inventario. Cada una o dos semanas, asegúrate de que el inventario concuerda con las compras y el consumo.

Consejo

Los adolescentes suelen beber bebidas alcohólicas tomadas de sus propios hogares, según el sitio web Regional Alcohol Drug Awareness Resource. Cuando cortas este suministro y haces imposible el acceso de tu hijo al alcohol, puedes impedir algunas de sus actividades de consumo alcohólico.

Advertencias

Nunca pidas a tu hijo adolescente que te alcance una bebida alcohólica del refrigerador o del armario, advierte un panfleto publicado por la Universidad de Carolina del Norte. Esta práctica puede ponerlo en una posición de tentación, la cual debe ser evitada.