La manteca de maní y la disgestión

Cuando comes alimentos, como la manteca de maní o cualquier otra cosa, divides las grandes moléculas que contienen los nutrientes en partículas pequeñas. El intestino delgado absorbe los nutrientes y los transporta al torrente sanguíneo. El proceso de digestión comienza en la boca y continúa avanzando a lo largo de todo el intestino delgado.

Manteca de maní

La manteca de maní contiene una combinación de tres moléculas de macronutrientes: hidratos de carbono, proteínas y grasas. Los hidratos de carbono incluyen azúcares y almidón, así como fibra, que no es digerible. La manteca, también, contiene vitaminas y minerales pero no son digeribles, a pesar de que son una parte importante de los valores nutritivos de la manteca de maní. En su lugar, el cuerpo absorbe las vitaminas y minerales en general. La fibra, por otro lado, pasa al fondo de tu intestino sin ser digerida.

Disgestión de carbohídratos

La digestión de algunos componentes de la manteca de maní comienza inmediatamente cuando todavía estás masticando el alimento. Las enzimas llamadas amilasas descomponen el almidón, según señalan los doctores Reginald Garrett y Charles Grisham en su libro "Biochemistry" (Bioquímica). El cuerpo segrega amilasa, también conocida como saliva amilasa, que es parte de tu saliva. Esta enzima comienza a trabajar de inmediato y, parcialmente, convierte el almidón contenido en la manteca en moléculas más pequeñas que son los azúcares. Sin embargo, si no masticas la comida lo suficientemente bien el almidón no se convertirá en azúcar.

Digestión de proteínas

El proceso de digestión de la manteca de maní continúa en el estómago. Los jugos gástricos contienen ácido, agua y una variedad de enzimas. Estos siguen digiriendo el almidón, y entonces, se inicia el proceso de descomposición de las proteínas. La digestión del almidón y de las proteínas es muy similar en muchos aspectos. En ambos casos, las enzimas ayudan al agua y al ácido a romper los enlaces entre los bloques construidos de moléculas que se mantienen unidos en largas cadenas con una serie de vínculos.

Digestión de grasa

En el intestino grueso se completan los procesos de digestión de los almidones y de las proteínas. Ahora digieres ciertos azúcares y la digestión de grasas comienza. La manteca de maní contiene una buena cantidad de grasa, la cual varía dependiendo del tipo de manteca de maní y la forma en que se elaboró, pero en su composición siempre se encuentra un porcentaje significativo. Para digerir la grasa, tu intestino delgado usa tanto enzimas como agentes emulsionantes llamados sales biliares. Estas ayudan a que las grasas se mezclen con los jugos digestivos a base de agua, explica el Dr. Lauralee Sherwood en su libro "Human Physiology" (Fisiología humana).

Más galerías de fotos



Escrito por kirstin hendrickson | Traducido por xochitl gutierrez cervantes