Manteca de karité para acondicionar el cabello

La manteca de karité ha sido una parte de la cultura africana por siglos y es comúnmente utilizada para hidratar el cabello y protegerlo de la resequedad y la debilidad. La manteca es rica en ácidos grasos esenciales y vitaminas que acondicionan el cabello, reduce la fragilidad y suaviza su cutícula. Puedes utilizarla como una crema acondicionadora diaria, acondicionador para después del lavado o un acondicionador profundo.

Acondicionamiento diario

La manteca de karité es rica en vitaminas A, F y E y utilizarla como una crema acondicionadora diaria ayuda a fortalecer la corteza y la cutícula del cabello con vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales. La manteca es beneficiosa para enmendar las puntas abiertas, suavizar la cutícula del cabello y reducir el frizz. Para utilizarla como un acondicionador diario, agrega la manteca a lo largo de tu cabello y péinalo como de costumbre.

Acondicionador para después del lavado

Los champús comerciales a menudo contienen un agente que reseca como el lauril sulfato de sodio, el cual le da al champú su propiedad espumeante pero también causa resequedad y arranca los aceites naturales del cabello. Utiliza manteca de karité para acondicionar tu cabello antes de lavarlo para fortificar tus hebras con ácidos grasos esenciales y aceites para reducir el efecto resecante del champú. Aplica la manteca a través del largo de tu cabello y déjalo reposar por 5 a 10 minutos.

Acondicionador para la noche

La manteca de karité es una manteca versátil que puede volverse líquida para una distribución más fácil. La manteca hecha líquida puede masajearse sobre el cabello y el cuero cabelludo y dejarlo durante toda la noche para una máxima absorción y acondicionamiento. Dejar reposar la manteca durante toda la noche alienta la penetración más profunda de sus vitaminas, ácido oleico y minerales y suaviza el centro del vello para reducir la rotura y fragilidad.

Acondicionador profundo

La manteca de karité contiene altas cantidades de grasas saturadas, un componente necesario para obtener un acondicionamiento efectivo para el cabello. La manteca puede utilizarse como un aditivo para tu marca favorita de acondicionador o utilizarla sola. Aplícala a través de tu cabello, desenrédalo desde la raíz a las puntas y colócate un gorro para ducha o una toalla tibia sobre la cabeza por una hora. El calor de la toalla ayudará a que tu cabello absorba las propiedades para acondicionar de la manteca. Enjuágalo y péinalo como de costumbre.

Acondicionador de aceite caliente

La manteca de karité puede utilizarse como un tratamiento de aceite caliente para hidratar y fortalecer. Calienta la manteca en un contenedor para microondas hasta que se derrita y luego aplícala sobre el cabello recién lavado y deja que repose por varios minutos antes de lavarla. El calor del aceite y la humedad del cabello crean un vapor ligero que suaviza y acondiciona el cabello.

Más galerías de fotos



Escrito por kellyk | Traducido por alejandra rojas