Cómo hacer manteca corporal de coco

Las mantecas corporales pueden parecer un lujo ya que se venden en tiendas de lujo para el cuidado corporal, pero no necesitas derrochar el dinero para disfrutarlas. Puedes hacer una manteca corporal de coco suave y cremosa en la cocina con un puñado de ingredientes que puedes adquirir en las tiendas de fabricación de velas y de jabón o en las tiendas naturistas. Una vez que tengas la cantidad suficiente para tu uso personal, puedes empacar lo que te sobre para obsequiarla a tus amigos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 10 onzas (283 gramos) de manteca de karité
  • Cacerola para el baño maría
  • Tazón mezclador
  • Batidora de pie o de mano
  • 6 onzas (177 ml) de aceite de coco virgen
  • Aceite esencial (opcional)
  • Cápsulas de vitamina E (opcional)

Instrucciones

  1. Coloca la manteca de karité en una cacerola para el baño maría a fuego medio bajo sobre la hornilla y derrítela hasta que quede líquida. Cocínala por 20 minutos sin hervirla para evitar que quede granulada cuando se enfríe.

  2. Vierte el aceite de manteca de karité en el tazón de la batidora de pie o en un tazón que puedas usar con la batidora de mana. Echa el aceite de coco sobre el aceite de karité. Si así lo prefieres, agrega algunas gotas de aceite esencial y abre una cápsula de vitamina E y exprime el aceite en la mezcla.

  3. Bate la mezcla hasta que esté fría y adopte la consistencia de un glaseado o de una crema batida espesa. Esto te llevará varios minutos. Coloca el tazón en el congelador durante algunos minutos por vez para acelerar el proceso de enfriado.

  4. Transfiere la manteca en frascos poco profundos o en recipientes herméticos. Esta receta te rinde una libra (453 gramos).

Consejos y advertencias

  • Experimenta con diferentes combinaciones de mantecas y aceites. Prueba usando la manteca de coco en lugar de la manteca de karité como la base. Usa aceite de almendras o de soja en lugar del aceite de coco. Simplemente debes mantener las proporciones al 60 por ciento de manteca en el inicio y a un 40 por ciento del aceite portador.
  • No agregues agua en tu receta. Esta puede provocar el crecimiento de bacterias en tu manteca.

Más galerías de fotos



Escrito por tricia ross | Traducido por alejandra prego