Manos temblorosas después del ejercicio

El temblor en las manos después de hacer ejercicio en general no es nada de qué preocuparse. Los culpables probablemente sean la fatiga y los niveles de azúcar bajos en la sangre. Sin embargo, algunos medicamentos, el café y el té y tener una tiroides hiperactiva también pueden estar contribuyendo al problema. Si los temblores no se resuelven unas horas después de tu entrenamiento, o el problema es más crónico, visita a un médico para determinar la causa.

Manos temblorosas

Aunque no lo parezca, tus manos tiemblan muy ligeramente cada momento que estás despierto. Cuando un músculo se mueve, algunas unidades motoras se contraen y acortan mientras que otras se relajan y alargan. Debido a la gran cantidad de unidades motoras en la mayoría de los músculos, la superposición de contracción y relajación de las unidades motoras da la apariencia de que la zona se está contrayendo sin problemas por lo general.

Fatiga

Después de un ejercicio extenuante, algunas unidades motoras quedan fuera de servicio debido a la fatiga. Con un menor número de unidades motoras trabajando a la vez, la diferencia entre la contracción y relajación se hace más evidente. Esto es cuando realmente vas a empezar a ver el temblor en tus manos. Después de un descanso suficiente, las unidades motoras que fueron fatigadas se repondrán y las contracciones se suavizan de nuevo, deteniendo cualquier temblor visible.

Bajo nivel de azúcar

Además de la fatiga, el bajo nivel de azúcar en la sangre también puede ser el culpable de las manos temblorosas. Después de una sesión de ejercicios, especialmente si fue largo y extenuante, los nervios y los músculos de tu cuerpo son privadas de combustible, lo que hace que tu sistema de adrenalina no funcione como debe. Una vez que comas, el temblor debe desaparecer. Busca carbohidratos como avena o fruta en lugar de dulces y refrigerios azucarados.

Otras causas

El exceso de café y té también pueden causar temblores de las manos. Si es posible, evita el consumo excesivo, especialmente antes de tu entrenamiento. Una tiroides hiperactiva también causa temblores, así como ciertos medicamentos para el asma y la depresión. Si has comido y descansado un par de horas después de tu entrenamiento y todavía estás temblando, es el momento de ver a un médico para descartar cualquier otro problema serio.

Más galerías de fotos



Escrito por jenna morris | Traducido por verónica sánchez fang