Manos secas en extremo

La piel seca constituye un problema común, en particular en las manos, las cuales están expuestas a los elementos climáticos, al lavado frecuente y a los productos de limpieza hogareños. Cuando tus manos están secas, pueden enrojecerse, irritarse y sufrir erupciones. La piel puede comenzar a descamarse, a formar costras y aún a resquebrajarse. Por fortuna, con frecuencia la piel seca puede tratarse de manera conveniente y económica, con remedios de venta libre.

Causas medioambientales


Evita exponer tus manos a limpiadores agresivos.

De acuerdo con los University of Iowa Hospitals and Clinics, la piel seca es común en particular durante el invierno, y son los brazos y piernas las zonas afectadas con mayor frecuencia. Los climas de baja humedad pueden causar o exacerbar los problemas de piel seca. Las personas que lavan sus manos a menudo, tales como los profesionales de la salud, pueden eliminar de sus manos una humedad valiosa, mediante el uso de jabón y agua caliente. El lavado de vajilla o la limpieza doméstica pueden exponer las manos a productos de higiene agresivos. Limita la irritación al usar guantes de goma cuando limpies.

Causas físicas


La sequedad en las manos puede indicar un desorden tiroideo.

Los casos más serios de piel seca en las manos incluyen eczemas y dermatitis. Las eczemas pueden estar relacionadas a un sistema inmunológico deficiente, y muchas personas que sufren este desorden también tienen una historia de asma o alergias. Otras causas incluyen psoriasis, una acumulación de células epiteliales ásperas y descamadas, y el hipotiroidismo, en el cual el organismo produce muy pocas hormonas tiroideas. Los desórdenes tiroideos pueden reducir la actividad de las glándulas sudoríparas y oleosas, lo cual provoca la sequedad de la piel.

Síntomas


Los síntomas de sequedad son variados.

Los síntomas comunes de sequedad en la piel incluyen enrojecimiento, descamación y picazón. La piel puede resquebrajarse, y provocar fisuras que pueden llegar a sangrar si no se tratan. La piel seca puede aparecer como encogida y ajada, y percibirse tirante, en particular luego del lavado. Si tienes vastas áreas de piel descamada y reseca, decoloración de un tono rojo o marrón intenso, ampollas o una erupción que se extiende, estos pueden ser signos de un problema más serio, que requiere tratamiento dermatológico.

Tratamiento


Existen muchos tratamientos de venta libre.

El tratamiento para las manos resecas se encuentra fácilmente disponible en farmacias, y es de venta libre. Lociones para manos, ungüentos y cremas formuladas con aceites esenciales pueden proporcionar alivio, y eliminar la picazón. Aplica crema en tus manos luego de mojarlas, y en especial cada vez que las laves. También puedes colocarte loción por las noches y usar guantes de algodón para ayudar a proteger tus manos, lo cual prevendrá que las rasguñes mientras descansas. Busca jabones de baño y de tocador humectantes, para lograr una mayor suavidad.

Prevención


Evita el agua caliente.

Evita que tu piel se reseque demasiado, al asegurarte que tu cuerpo permanece hidratado. Bebe una abundante cantidad de agua; tu objetivo debe ser, al menos, de 64 onzas diarias. Evita sumergir tus manos en agua sin usar guantes de goma, y mantén el agua tibia en lugar de caliente. Si sospechas que tu problema de sequedad en las manos puede deberse a un eczema, visita a un dermatólogo, quien puede diagnosticar esta afección de manera correcta, y proveerte un tratamiento de prescripción para ayudar a evitar erupciones. Las medicaciones que pueden prevenir los síntomas del eczema incluyen ungüentos a base de corticosteroides y antibióticos o antihistamínicos por vía oral.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jones | Traducido por sofia elvira rienti