Manos frías y ejercicio

Las manos frías pueden resultar molestas, pero las manos heladas que duran por largos periodos de tiempo pueden intervenir con tus actividades diarias. Las manos frías y el ejercicio están ligadas de una forma muy interesante. El ejercicio puede ser la causa de la sensación helada, pero también puede ser la clave para el tratamiento en algunos casos.

Causas de manos frías

las causas de las manos frías durante o después del ejercicio pueden variar de acuerdo a cada persona. El clima tiene mucho que ver; hacer ejercicio en el invierno puede causar mucho frío tanto en las manos como en los pies. Los problemas de circulación pueden mostrarse con mayor frecuencia durante el ejercicio. La enfermedad del Raynaud es un síndrome en el que tus manos y tus pies siempre están fríos, se ponen blancos o azules y pueden doler, especialmente cuando la circulación regresa a las extremidades.

Peligros

Uno de los principales peligros de las manos frías mientras se hace ejercicio en el exterior es desarrollar congelación. La congelación puede causar daños irreversibles a los tejidos de la piel. Usar varios pares de guantes para prevenir las manos frías es una de las maneras más sencillas para protegerte contra la congelación cuando estás haciendo ejercicio. Usar guantes delgados bajo guantes más gruesos puede darte el calor necesario para prevenir las temperaturas bajas y el riesgo de congelación.

Ejercicios

Hay ejercicios que pueden evitar las manos frías aumentando tu circulación. Abrir y cerrar tus puños muchas veces ayuda que la sangre circule a través de tus manos y dedos, y puede ayudar a la rigidez que se siente cuando las manos están frías. Las rotaciones de muñeca tienen una función similar. Las rotaciones de hombro, hacer tus hombros hacia adelante y hacia atrás, también puede ayudar al frío en tus brazos y tus manos.

Ejercicio y enfermedad de Raynaud

El ejercicio puede ser un tratamiento que no es médico y que no es invasivo para la enfermedad de Raynaud. El ejercicio, cualquiera que sea el que disfrutes, promueve una mejor circulación y puede ser un liberador de estrés natural al mismo tiempo. El estrés físico y emocional puede disparar el síndrome; es probable que tengas más episodios cuando estás bajo presión. Aumenta tu nivel de actividad y podrás ver un decremento en la sensación de manos frías y sin sensibilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por mariana groning