Manos ásperas y secas

Las manos ásperas y secas pueden ser dolorosas, antiestéticas y hacer que tomarse de las manos sea difícil. Todo, desde el viento, el sol, el calor interior y las labores manuales pueden secar las manos. Afortunadamente, puedes disfrutar de la vida y tener las manos suaves. Todo lo que necesitas es un poco de crema hidratante, una buena dieta, mucha agua y guantes suaves para dormir.

Naturalmente suave

Para un enfoque natural, prueba unas cuantas gotas de aceite de coco o de oliva o un poco de mantequillaa de karité. Para hacer la mantequilla de karité más untable, caliéntala en una sartén pequeña o en una taza durante unos segundos en el microondas. Asegúrate de que esté fría antes de colocarla en la piel. Para conseguir la máxima suavidad, mezcla un poco de aceite de coco o de oliva con manteca de karité derretida y guárdalo en un frasco. Aplícalo por la mañana y la noche.

Lo que se compra en la tienda también sirve

Si utilizas una crema comprada en la tienda, opta por una que incluya tus productos naturales favoritos, como aceite de coco o de oliva o mantequilla de karité. Si trabajas con tus manos, elige una que tenga la etiqueta "libre de grasa". Para obtener los mejores resultados, lleva un pequeño tubo contigo y aplícatela varias veces al día.

Suavidad por dentro y por fuera

Protege tus manos de los elementos que las vuelven ásperas. Usa guantes cuando participe en actividades que causan callos, como la jardinería. Aplica crema humectante después de lavarte las manos o los platos. Lo que se pone dentro de tu cuerpo importa; consume suficiente fibra y agua para mantener tu piel húmeda. A la hora de dormir, cubre tus manos con crema hidratante y usa guantes suaves de algodón durante la noche. Por la mañana, tus manos quedarán notablemente más suaves.

Más galerías de fotos



Escrito por candice mancini | Traducido por katherine bastidas