Mangos de golf redondos contra acanalados

Además de considerar si los mangos de un club de golf son de goma, cuerda o sintéticos, y si se necesita un diámetro grande o pequeño, cuando compras mangos de club de golf, también tendrás que decidir si compras un estilo cruzado o redondo. Aunque los expertos pueden ofrecer sugerencias útiles, al final es tu preferencia personal la que va a determinar qué diseño es mejor para ti.

Cómo difieren el acanalado y el redondo

El agarre de un club de golf tiene un acanalado interno incorporado situado longitudinalmente en donde la mano superior debe comprender al club. El minorista en línea GolfGrips.com dice que el estilo de agarre acanalado era uno de los favoritos en la década de 1970, pero hoy en día sólo un 20 por ciento de los jugadores los utilizan. La mayoría prefiere los mangos suaves y redondos.

Un asunto personal

Cuando de mangos de golf se trata, no es una cuestión de qué es mejor, sino sobre cuál prefieres. Las empuñaduras redondas son suaves y puedes encontrar que es más fácil de sujetar. Por otro lado, si quieres tener alguna guía para asegurarte de que estás sosteniendo al club correctamente, la cresta en los mangos acanalados funciona como un GPS para tu mano.

Prueba

Mencionando lo barato que es cambiar de mangos, Roger Gunn, un profesor de golf con más de 20 años de experiencia y que ha jugado en el EE.UU. Open, sugiere en Golf.com que pruebes diferentes mangos en uno de tus palos de golf para identificar cual se siente mejor. En las tiendas de golf, también puedes probar tu swing y sentir mientras agarras un acanalado o uno redondo.

Mantente al tanto

Independientemente de si estás a favor de los mangos acanalados o redondos, planea sustituirlos siempre que el material se desgaste y quede resbaladizo. La frecuencia con la que tendrás que cambiar el mango de tu club depende de la calidad del producto y con qué frecuencia juegas. Gunn recomienda reemplazar los mangos al menos dos veces al año. Otra buena regla a seguir es prestar atención a tu desempeño. Si de repente empiezas a sufrir a medida que luchas para mantener un agarre en el club, es el momento para un nuevo mango.

Más galerías de fotos



Escrito por emma watkins | Traducido por andrés marino ruiz