Maneras de tratar la conducta de evasión en niños

Aunque es común que los niños traten de evadir las tareas o quehaceres que no les gustan, la conducta de evasión puede conducir a la frustración tanto para ti como para tu hija. Ceder a la evasión y dejar que postergue o descuide sus responsabilidades puede ayudarte a evadir colapsos de comportamiento a corto plazo, pero no ayudará a resolver los problemas que podrían ser la causa de la evasión, tales como la ansiedad o la frustración.

Dirige la ansiedad

La U.S. National Library of Medicine explica que la ansiedad es una emoción común que subyace a la conducta de evasión. Por ejemplo, tu hija puede evadir ir a la escuela o practicar su clase de piano, porque tiene miedo de fracasar. Si crees que tu hija puede estar evitando estas tareas porque está ansiosa, pregúntale acerca de estos sentimientos y anímala a hablar de sus preocupaciones, asesora la Anxiety and Depression Association of America. Puedes ser capaz de disipar sus temores con un ánimo positivo. Si la ansiedad de tu hija está desmejorando su comportamiento en formas que afectan su desempeño escolar, relaciones sociales o interacciones con la familia, puede ser necesario el asesoramiento profesional para aprender a hacer frente a sus preocupaciones.

Provee un modelo de comportamiento

A veces, una niña mostrará una conducta evasiva simplemente porque no le gusta la tarea. Explícale que hacer las tareas y manejar aquellas que son desagradables, es una realidad necesaria, tanto para niños como para adultos. Karen Stephens del Brevard Community College Parenting Exchange explica que puedes servir de modelo de comportamiento positivo para tus hijos cuando se trata de lidiar con tareas desagradables. En concreto, mediante la visualización de la disciplina en tus propias funciones y la gestión de las tareas de la vida diaria sin quejarte, puedes proporcionar a tu hija un ejemplo de cómo comportarse. Da un seguimiento a esto a través de conversaciones periódicas con tu hija acerca de la importancia de la gestión de sus responsabilidades.

Provee una estructura

Si tu hija evade las mismas tareas con regularidad, establecer un programa estructurado puede facilitarle cumplir con las reglas y expectativas. Por ejemplo, si la niña presenta evasión cuando le pides que limpie su habitación o limpie la casa con la aspiradora, crea una tabla de tareas, destacando aquellas que esperas que haga y el tiempo en que deben estar terminadas. Si completa las tareas con éxito y a tiempo, recompénsala con algo que no necesariamente debe ser costoso. Incluso una recompensa tan sencilla como elegir una película para la familia puede ser un motivador efectivo.

Practica habilidades sociales

Los expertos de HelpGuide.org explican que los niños con problemas de ansiedad social pueden mostrar conductas de evasión ante nuevas situaciones sociales, como ir a un pijama party por primera vez o presentarse en un recital de música. Si tu hija está mostrando evasión social o evade nuevas actividades porque le crean ansiedad, habla sobre sus expectativas para la situación y trata de determinar qué está causando su evasión. Por ejemplo, si está evadiendo pasar por una prueba para jugar sóftbol porque no sabe qué esperar, descríbele el proceso. También podría servir utilizar los ejercicios de roles que le permitan practicar lo que dirá y hará en situaciones desconocidas.

Más galerías de fotos



Escrito por anna green | Traducido por gloria soto