Maneras sencillas de hacer que un niño de 12 años pierda peso

Ayudar a los niños de 12 años a perder peso puede requerir ánimo y perseverancia de tu parte. Vas a necesitar guiar a tu niño de manera que consuma menos calorías de las que quema. Para hacer esto, dale alimentos sin grasa, saludables, y refrigerios que favorezcan su gasto de calorías. Trabaja la otra parte de la fórmula para perder peso alentando a tu niño a volverse más activo. Los hábitos establecidos en la infancia persisten a menudo en los años de la adolescencia, e incluso de la edad adulta. Invierte en el futuro de tu niño ayudándolo a vivir de manera más saludable desde una edad temprana.

Señala el camino


Pon tu mismo el ejemplo.

Los niños que tienen al menos un padre obeso tienen un 50% de probabilidades de convertirse ellos mismos en obesos, según afirma un artículo de marzo del 2011 en el sitio de Internet de la Academia Estadounidense de Psiquiatría de los Niños y Adolescentes (American Academy of Child & Adolescent Psychiatry). Pon tú misma el ejemplo. Establece prácticas dietéticas para toda tu familia. Hazte cargo de la lista de compras y el planeamiento del menú de tu familia. Lleva a tu casa sólo alimentos saludables de calorías nutritivas.

Haz cambios graduales


Busca en libros de recetas, revistas y en fuentes de Internet recetas saludables y bajas en grasa.

Los cambios repentinos restrictivos en la dieta son difíciles de instrumentar e incluso más difíciles de mantener. En lugar de hacer una corrección mayor en la dieta de tu niño y tu familia, lleva a cabo mejoras firmes. La mayoría de las familias tienden a tener de nueve a 10 recetas que comprenden la mayor parte de sus alimentos, según informa un artículo de Mail Online de noviembre de 2009. Busca libros de recetas, revistas y en fuentes de Internet, recetas bajas en grasa y saludables. Pruébalas una por una. Cuando encuentres recetas que disfrutan tu niño de 12 años y tu familia, añádelas a tu repertorio de rutina.

Elimina las calorías vacías


Sustituye el pan blanco y el arroz pulido con pan y arroz integrales.

Aunque los alimentos de calorías vacías, tales como las patatas fritas, artículos de panadería, dulces y refrescos con el contenido estándar de azúcar contienen gran cantidad de calorías, proveen en realidad pocos nutrientes. Borra estos alimentos de tu lista de compras. Los alimentos que hay que eliminar sistemáticamente de tus alacenas y el refrigerador incluyen dulces, refrigerios y alimentos con elevado contenido de almidón. Provee frutas como refrigerio, por ejemplo, manzanas rebanadas sin el corazón, y acompañadas con una porción de mantequilla de maní o yogur como aderezo. Prepara ensaladas de frutas para que prevengas los antojos entre comidas. Sustituye el pan blanco y el arroz pulido por pan y arroz integrales. No tengas en la casa refrescos o jugos de frutas con el contenido estándar de azúcar. En lugar de ello, dale a tu niño agua o bebidas de bajas calorías.

Reduce la grasa


Las pechugas de pollo asadas son una excelente fuente de proteína baja en grasa.

Deja las comidas grasosas, rápidas y fritas para ocasiones especiales. Deja de ir a los restaurantes de comida rápida ya que ofrecen pocos alimentos bajos en calorías y en grasa que pudiera apetecer tu niño de 12 años. Reemplaza la leche entera con leche descremada y los productos lácteos con el contenido completo de grasa con productos con poca o sin ninguna grasa. Evita las salsas cremosas, la mantequilla, margarina y aceites pesados. Minimiza el consumo de carne con grasa. Sirve pescado al horno, o pavo o pechuga de pollo sin piel.

Estimula el amor a los vegetales


Inculca en tu hijo el amor por los vegetales incorporándolos en tus platos principales.

Inculca en tu hijo el amor por los vegetales incorporándolos en tus platos principales. Incluye gran cantidad de vegetales en los guisados, comidas salteadas, guisos con chile, cazuelas, sopas, e incluso salsas para pasta. Sirve vegetales o ensaladas como acompañamiento en cada comida.

Promueve la actividad física


Pasear en bicicleta es una actividad al aire libre que puedes disfrutar junto con tu hijo.

Alienta a tu hijo a participar en actividades que involucren actividad física. Ejemplos de actividades que puede disfrutar tu hijo de 12 años incluyen el tenis, la natación, las clases de defensa personal, danza y gimnasia. Planea actividades para tu familia que hagan bombear el corazón, tales como excursiones a pie o paseos en bicicleta, o también pueden lanzar discos voladores, escalar rocas, volar cometas y jugar tenis de mesa. No dejes que tu niño pase las horas sentado frente a la televisión, la consola de juegos o la computadora. Insiste en que realice actividad física, tal como jugar al aire libre, pasear al perro o pasear en bicicleta, en lugar de pasar ese tiempo frente a una pantalla.

Más galerías de fotos



Escrito por jon williams | Traducido por josé alcázar.