Maneras saludables de cocinar la espinaca bebé

Aunque probablemente siempre habrá alguna pequeña semilla, una fruta exótica o un vegetal poco apreciado esperando para asombrar al mundo de la comida sana, la espinaca ha sido durante mucho tiempo el "súper alimento" básico. Estas verduras oscuras y de hoja verde no son solo bajas en calorías, sino que también están compuestas de una impresionante variedad de vitaminas, minerales y sustancias beneficiosas. Cocinar la espinaca mejora algunos de sus beneficios más importantes, siempre y cuando te apegues a los métodos sanos.

Al vapor


Cocinar al vapor es un método suave, eficiente y libre de grasas para cocinar espinacas.

Cocinar al vapor es un método suave, eficiente y libre de grasas para cocinar espinacas. Con tan sólo una olla grande, un poco de agua hirviendo, una cesta de vapor y una tapa de cierre hermético, puedes hacer que la espinaca bebé fresca se convierta en un vegetal tierno y marchito en apenas tres a cinco minutos. La espinaca al vapor es un acompañamiento ideal para un pedazo de pescado a la parrilla, pollo o carne. La vitamina A y los antioxidantes carotenoides en los vegetales están disponibles más fácilmente cuando se calientan y es más fácil para tu cuerpo absorberlo cuando se consume con un poco de grasa.

Salteado


Aunque la espinaca se reduce aproximadamente un 90 por ciento cuando es cocinada, deberías saltear grandes cantidades en tandas para evitar la cocción excesiva.

La espinaca bebe salteada en aceite de oliva es un plato más sustancial, pero igualmente saludable. Después de calentar un poco de aceite de oliva en una sartén, echa un poco de espinaca fresca y revuelve hasta que se marchite. Para una inyección de sabor, añade un poco de ajo picado a mitad de tiempo de los 5 minutos de cocción. Utilizar una sartén de hierro fundido aumenta el contenido de hierro del plato, mientras que la espinaca es naturalmente alta en hierro, también contiene ácido oxálico, un compuesto que hace que el hierro sea menor. Aunque la espinaca se reduce aproximadamente un 90 por ciento cuando es cocinada, deberías saltear grandes cantidades en tandas para evitar la cocción excesiva.

Hervido


La espinaca hervida escurrida puede ser rociada con aceite de oliva y jugo de limón y comida así o hecha puré y utilizada para hacer un aderezo nutritivo, una salsa o un relleno de ravioles.

La espinaca hervida puede sonar más práctica que la variedad hecha delicadamente al vapor, pero es una buena opción si no tienes una vaporera. Para hervir la espinaca bebé, todo lo que necesitas es una cacerola grande, un poco de agua y un colador. Deja que el agua hierva por completo antes de añadir la espinaca, para que se cocine rápidamente y retenga el mayor contenido de vitamina C y vitamina B como sea posible. Cocina los vegetales hasta que estén marchitos o por unos tres minutos. La espinaca hervida escurrida puede ser rociada con aceite de oliva y jugo de limón y comida así o hecha puré y utilizada para hacer un aderezo nutritivo, una salsa o un relleno de ravioles.

Consideraciones


Pero este método puede dejarte una comida fresca y poco apetecible.

Cocinar con espinaca bebé es una forma rápida y conveniente de aumentar tu ingesta de fibra dietética, potasio, magnesio, vitaminas A y C, ácido fólico y antioxidantes. Pon espinaca bebé picada dentro de una tortilla o añádela a huevos revueltos mientras se cocinan. Mezcla el vegetal dentro de un pote de sopa o hazlo guiso mientras se cocina a fuego lento, será cocinado en un verde brillante prefecto para ser servido. También puedes cocinar la espinaca en el microondas, solo cuatro minutos en el microondas eliminará cualquier E.Coli, dice el microbiólogo Charles Pavia del Instituto de Tecnología de Nueva York en una entrevista con "Los Angeles Times". Pero este método puede dejarte una comida fresca y poco apetecible.

Más galerías de fotos



Escrito por meg campbell | Traducido por maría victoria di primio