Maneras de recuperar el aliento de forma rápida

Si bien esforzarte por ejercitar cada vez más fuerte tu cuerpo hará que le saques el mayor provecho a una rutina, puede ser peligroso cuando tienes problemas para respirar. El asma inducido por el ejercicio es una condición que sucede cuando los ataques de asma ocurren sólo cuando se hace ejercicio. Cuando te ejercitas necesitas que se bombee más sangre oxigenada a los músculos en movimiento. Esto quiere decir que los pulmones necesitan trabajar más para proporcionar ese oxígeno. Si alguna vez te encuentras en el caso de estar exigiéndole mucho a tu cuerpo y tienes problemas para recuperar el aliento, toma rápidamente una medida para ralentizar tu respiración así protegerte de un ataque de asma.

Inhalador de rescate

Si te diagnostican asma inducida por el ejercicio, nunca debes hacer ejercicio sin tener tu inhalador de rescate a la mano. Cuando sufras un ataque, las paredes de las vías respiratorias se contraen, lo que hace difícil que el aire entre a los pulmones. El medicamento en el inhalador, que son los corticoides, funcionan para aliviar la inflamación de las vías respiratorias bronquiales por lo que se ta hará fácil recuperar el aliento. Los inhaladores de rescate funcionan tan rápido que deberías poder recuperar el aliento casi de manera inmediata, previniendo un ataque más grave o asfixia.

Desaceleración gradual

Si estás esforzando mucho tu cuerpo y notas que tu respiración se ha vuelto dificultosa y entrecortada, es momento de bajar el ritmo. Algunas personas pueden cometer un error al detenerse del todo, algo que se debe evitar si es posible. Para de hacer ejercicios extenuantes repentinamente puede dar lugar a la acumulación de sangre en las extremidades, lo cual puede causar mareos y hasta desmayos. Si tienes problemas para controlar tu respiración, disminuye gradualmente tu ritmo de ejercicio durante un período de dos a cinco minutos antes de parar y descansar.

Aire cálido y húmedo

Puede que tengas dificultad para recuperar el aliento mientras te ejercitas en invierno. Esto se debe a que el aire en el invierno es más frío y seco que en verano. Si haces ejercicio con la boca abierta, que es común de hacer cuando se trata de llenar los pulmones con oxigeno, ingresa aire seco invernal hasta los pulmones, donde puede irritar las vías respiratorias que ya están hinchadas. Con el fin de recuperar el aliento, dirígete al interior, donde el aire es cálido y húmedo. Si el frío es un problema frecuente, haz ejercicio en un gimnasio cubierto o trata de mantener las vías respiratorias sin restricciones.

Atención médica

Si la dificultad para respirar mientras haces ejercicio te ocurre frecuentemente, agenda una visita a tu médico. Dado que la imposibilidad de respirar correctamente es a menudo el signo de asma inducida por el ejercicio, enfermedad pulmonar obstructiva crónica u otras afecciones bronquiales, se deben diagnosticar y debes recibir un inhalador de rescate. El médico también puede prescribirte una medicación para el asma si planeas hacer ejercicio a diario. Aunque la medicación no reemplaza un inhalador de rescate, puede ayudar a mantener las vías respiratorias abiertas para una mejor comodidad y el ingreso de oxígeno a tus pulmones.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por mariajose mansilla