Maneras naturales de deshacerse de la grasa abdominal

Perder grasa abdominal es importante para tu salud. American Heart Association reporta que los hombres con una cintura de más de 40 pulgadas y las mujeres con una cintura de más de 35 deben tomar de inmediato las medidas necesarias para perder peso con el fin de reducir los riesgos de desarrollar diabetes, enfermedades del corazón, y ataques entre otras condiciones crónicas. Aún si no consideras que podrías estar en el rango de “peligro” por el tamaño de tu cintura, la grasa abdominal es bastante antiestética y te hace parecer menos sano. Mientras que muchos suplementos y dietas milagrosas te prometen maneras rápidas y sencillas de bajar la grasa abdominal, la aproximación natural suele ser la más segura y la más exitosa.

Evita ciertos alimentos

Por más que te esfuerces en culpar a la genética y a tu metabolismo, la grasa abdominal es por lo general el resultado de las malas decisiones a la hora de elegir tu comida, afirman los expertos. Haz un esfuerzo por corregir tu dieta, específicamente deberás limitar las grasas saturadas, las grasas trans y el exceso de azúcares. Las grasas saturadas se encuentran en los cortes grasosos de carne, en la piel de las aves de corral, en los aceites de palma y en los productos lácteos completos. Las grasas trans son grasas artificiales presentes en una gran cantidad de productos procesados y contribuyen en gran medida a la acumulación de grasa en el abdomen, incluso si sigues una dieta baja en calorías, reportó un estudio animal en la edición 2007 del diario Obesity. Los estadounidenses consumen alrededor de 22 cucharadas colmadas de azúcar al día, aumentando la medida de su cintura con unas 355 calorías innecesarias diariamente, reporta American Heart Association. Deshazte de los refrescos, las bebidas energéticas, los yogures saborizados y los dulces para reducir tu ingesta y contribuir a tu pérdida de peso y de grasa corporal.

Enfoque en una dieta saludable

Reduce las calorías que consumes, cuidando los tamaños de tus porciones y enfatizando en el consumo de alimentos enteros no-procesados. Haz un esfuerzo por incluir ciertos alimentos en tu dieta. Consume productos lácteos bajos en grasa porque, según el estudio publicado en 2009 por la Australia’s Curtin University, los dietistas que hacían unas 5 comidas diarias perdían más grasa abdominal que sus semejantes que sólo hacían 3 comidas al día. Cambia los panes blancos de harinas refinadas y arroces por sus variedades de granos enteros. Un estudio del American Journal of Clinical Nutrition publicado en 2008 encontró que los dietistas que reemplazaban su consumo regular de harinas refinadas por granos enteros experimentaban una pérdida importante de grasa en la zona abdominal.

Come grasas saludables

No necesitas renunciar a la grasa para perderla. Las variedades de grasas no-saturadas, saludables y buenas para el corazón que se encuentran en el aceite de cártamo, de coco, de oliva, en las aceitunas y en las nueces, cuando se consumen moderadamente pueden en realidad ayudarte en tu empeño de perder grasa en el abdomen. Utiliza aceites saludables para cocinar en lugar de mantequilla o de aceite vegetal. Prepara tu propio aderezo para ensalada con aceite de oliva, en lugar de mayonesa. Disfruta de un bocadillo consistente de un puñado de nueces en lugar de una bolsa de papitas fritas. En el Asia Pacific Journal, el investigador MJ Soares escribió en 2003 que las grasas monosaturadas incrementan la oxidación de las grasas e impulsan tu metabolismo. La gente que se adhiere a una dieta que incluye este tipo de grasas las encuentran más manejables y experimentan una pérdida mayor de grasa abdominal a comparación de las dietas repletas de grasas saturadas.

Ejercítate más

La grasa abdominal responde ante una pérdida de peso inducida por el ejercicio. Para obtener mejores resultados, debes trabajar más duro que lo establecido por los lineamientos del American College of Sports Medicine o que Centers for Disease Control and Prevention, nota un estudio publicado en la edición de julio del 2005 del Journal of Apllied Physiology. Los investigadores encontraron que el ejercicio equivalente a 20 millas de trote a la semana resulta en la pérdida de grasa corporal, mientras que los lineamientos establecidos por el ACSM y el CDC simplemente previenen la acumulación de más grasa en el abdomen. Trata por lo menos de hacer unos 40 minutos de ejercicio de intensidad moderada los más días de la semana que puedas, prueba con una clase de aeróbicos, utiliza una elíptica, saca tu bicicleta a pasear o entrena para participar en una carrera.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por reyes valdes