Maneras de mantener tu higiene personal

Aunque muchas de las prácticas de cuidado de la salud se centran en la prevención de enfermedades a través del fortalecimiento del cuerpo de adentro hacia afuera, la higiene personal se centra en la prevención de problemas al trabajar de afuera hacia adentro. Medidas simples como el baño apropiado y el cuidado bucal y de pies son las piedras angulares del buen mantenimiento del cuerpo.

Baño y lavado

Las bacterias entran en nuestros cuerpos después de que entramos en contacto físico con ellas. La manipulación de alimentos crudos, cambio de pañales, trabajo en el jardín, limpieza de los baños y vaciar todos los cubos de basura nos expone a una variedad de contaminantes y bacterias. Secarte las manos en la camisa o los pantalones no es suficiente para eliminar adecuadamente estos agentes nocivos. Inmediatamente después de entrar en contacto con algún material que sientas que puede ser peligroso si es ingerido o frotado sobre los ojos o la nariz, lávate las manos con agua tibia y jabón. Los jabones antibacterianos por lo general son más efectivos que los jabones regulares. Límpiate debajo de las uñas, donde las bacterias pueden ocultarse en la comida, la suciedad o cualquier otro material que pueda presentarse allí. La Mayo Clinic recomienda lavarse las manos después de cualquiera de lo siguiente: preparación de alimentos, comer, tratamiento de heridas, al entrar en contacto físico con una persona enferma o herida, colocar o quitar los lentes de contacto, usar el baño, cambiar un pañal, sonarte la nariz, estornudar o toser, usar el baño o tocar basura.

Higiene bucal

Mantener los dientes, la lengua y las encías limpias conlleva más que usar un enjuague bucal o cepillarte de vez en cuando. Tu boca es un gran caldo de cultivo para las bacterias, y una estación de transferencia para el envío de bacterias dañinas a todo el sistema de tu cuerpo. Según una investigación realizada por el Dr. Weston A. Price, citada en el libro "Root Canal Cover- Up", las bacterias atrapadas en los dientes pueden viajar por todo el cuerpo, infectando órganos, glándulas y tejidos y pueden dañar los riñones, los ojos, el corazón, cerebro y las articulaciones. Además de un cepillado a fondo, usa hilo dental con frecuencia para quitar los alimentos alojados entre los dientes. El hilo dental también ayuda a fortalecer las encías. Cepilla tu lengua y las encías, así como los dientes dos veces al día, para eliminar las bacterias dañinas y promover un aliento fresco.

Higiene menstrual

Usar los recursos adecuados, tampones, copas o toallas durante la menstruación es imprescindible para que las mujeres puedan mantener una buena higiene. El cambio de los elementos dentro de su tiempo de uso recomendado aumenta su eficacia y disminuye los problemas sanitarios y la posibilidad de conmoción tóxica. Bañarte durante el período aunque alguna vez no fue recomendado, ahora se considera saludable. La eliminación adecuada e inmediata de los productos menstruales asegura que ningún otro humano o los animales domésticos queden expuestos a ellos.

Pie de atleta

El pie de atleta es causado por un hongo que crece en lugares cálidos y húmedos. El uso de zapatos sin calcetines incrementa la probabilidad de contraer este hongo. Los atletas que no cambian sus calcetines mojados después de que hacen deportes también corren el riesgo de contraer esta enfermedad. Si practicas deportes recreativos, piensa en llevar un par extra de calcetines a tu juego o partido para que puedas mantener los pies secos, si tu equipo o grupo sale a comer pizza o una cerveza después de la actividad nocturna. Si usas zapatos sin calcetines, coloca una almohadilla absorbente en ellos y/o usa talco para los pies cada vez que los uses.

Más galerías de fotos



Escrito por sam ashe-edmunds | Traducido por jane laury