Maneras de no enojarte tanto con tu esposo

No importa cuánto ames a tu esposo, va a haber ocasiones en que te moleste. Desafortunadamente, mientras más suceda esto, estarás más de mal humor y el mal humor constante puede deteriorar cualquier relación; sin embargo, hay unas cuantas maneras fáciles de no enojarte con tu esposo.

Poner las cosas en perspectiva

Con frecuencia, las cosas que irritan a las mujeres no son grandes, no son problemas serios, sino algunas peculiaridades diarias de sus esposos y la idiosincrasia. Cosas como dejar las toallas húmedas en el suelo del baño, migajas en la cocina o la tapa del inodoro levantada pueden provocar peleas. Es por esto que los expertos de la felicidad, Richard y Kristine Carlson recomiendan alejarse y poner las cosas en perspectiva. Pregúntate cuán importantes son estas cosas y si te molestarán dentro de un año, si no, ya no les prestes atención. Esta nueva perspectiva puede ayudarte a controlar tu humor con el paso del tiempo.

Exprésate

A veces pelear por mal humor es tan fácil como desahogarse. Dile a tu esposo qué te molesta pero de modo constructivo; pues si dices "Siempre dejas la toalla húmeda en el suelo", puede percibirse como un ataque. Los psicólogos dicen que cambiar el enfoque de tus sentimientos es una mejor manera de dialogar. Decir "Me siento frustrada cuando dejas la toalla húmeda en el suelo" no señala a tu esposo y se centra en tus sentimientos. La conversación que sigue puede llegar a la raíz del problema y prevenir futuros problemas.

Comer para ser feliz

Cuando la gente tiene hambre, se pone de mal humor. De hecho, hay una conexión psicológica entre ambos estados. La serotonina es químico del cerebro que hace a las personas felices; sin embargo, para producir y utilizar la serotonina correctamente, necesitas carbohidratos y proteínas en tu sistema. Las mujeres son más susceptibles a niveles bajos de serotonina que los hombres, porque hacen más dietas; por lo tanto, una colación por la tarde de granos y proteínas mantiene tus niveles de serotonina altos y tu mal humor al mínimo.

Buscar ayuda externa

En algunos casos, el mal humor es una señal de problemas emocionales o físicos más graves; por lo tanto, es importante cuidar tus sentimientos. Si tu mal humor dura días o semanas o va acompañado de sentimientos de depresión y desesperanza, debes consultar a un profesional de la salud. Un profesional te puede evaluar para determinar si tienes desbalance hormonal u otra enfermedad; además, también evalúa el mal humor y otros factores que caracterizan el desorden bipolar. Te puede prescribir medicina para que te vuelvas a sentir bien.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly yates | Traducido por diana i. almeida