Maneras divertidas de enseñarle a los niños a respetar a los demás

Enseñar con el ejemplo es una de las maneras más fáciles para inculcar en tus hijos el valor del respeto. Sin embargo, al hacer juegos que incluyan lo básico puedes enseñarles a respetar a los demás sin temor ni vergüenza. No necesitas muchas herramientas para enseñarles a ser respetuosos, sólo tu imaginación, concentración y compromiso.

Actúa

Actúa algunas situaciones comunes a los que tu hijo se enfrente pese a su edad. Por ejemplo, actúa cómo debe reaccionar cuando alguien le pasa un lápiz, un juguete o un refrigerio. Para que esto sea más divertido e interesante para tu hijo puedes cambiar los papeles y que el te pase el artículo a ti mientras tu pretendes ser el al recibirlo. Actúa como él debe y no debe comportarse, haz que este juego sea divertido y absurdo para dar énfasis a tu punto. Después cambien de papel. Refuerza el comportamiento educado y respetuoso, después del juego, agradeciéndole por comportarse de manera respetuosa e ignorar el comportamiento irrespetuoso.

Diviértanse mirando a las personas

Haz un juego de cuántas veces pueden ver a una persona que se comporte de manera educada, en un aeropuerto concurrido o mientras hacen fila. Esto le hace entender a tu hijo, pese a su edad, que el respeto hacia los demás es importante. Pídele a tu hijo que identifique comportamientos respetuosos sutilmente, sin señalar ni gritar. Por ejemplo, si escucha que alguien dice "por favor" o "gracias" dile que de un golpecito en tu pierna. Cuando estén solos pídele que te cuente lo que vio. Para divertirse pídele a cada niño que cuente diferentes cosas, así cada uno podrá dar seguimiento a un tipo de comportamiento respetuoso, como cuando alguien abre o sostiene la puerta, cuando una persona utiliza palabras de cortesía o cuando alguien recibe ayuda. De esta manera los niños no tendrán que competir directamente, si no que cada uno tendrá la oportunidad de observar y notar el comportamiento respetuoso en público.

Comida especial

A pesar de que los modales respetuosos son importantes al estar en restaurantes o una cena con la familia, es difícil que los niños se comporten de esta manera sin antes practicar. Asigna una noche a la semana para que toda la familia se reúna y practique sus mejores modales en lo posible. Aunque los niños comiencen a reírse por el hecho de comportarse educada y respetuosamente, este es un entorno seguro para que cometan errores y se les corrija suavemente. Comienza con algo simple, el uso apropiado de la servilleta, el cuchillo y el tenedor, después a la posición de sentarse y pasar las cosas. Luego pasa a los temas de conversación educados para los niños más grandes. A medida que el tiempo pasa, la cena será algo normal de cada noche sin que tengas que recordarle a los niños que deben comportarse respetuosamente.

Utiliza un dulce

Si vas a tener un evento especial, entonces dale a cada niño una gomita u otro dulce pequeño. Este método es divertido y es una manera fácil para reforzar el comportamiento respetuoso. Dile a los niños que se traguen sus modales como se comerían el dulce. Si se están portando mal, recuérdales que deben tragarse sus malos modales, así el comportamiento respetuoso será parte del evento.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn williams | Traducido por yarzeth ayala