Maneras alternativas de cocinar cuellos de pavo

Los cuellos de pavo a menudo son un corte subestimado del ave, ya que tienen poca sustancia comparados con los cortes con más carne como las pechugas o alas. Sin embargo, son un buen ingrediente en muchos platos, y son buenos dando un sabor profundo y confortante a muchas comidas. Prueba este corte económico de carne para darle audacia a la temporada o como un plato fuerte barato, y sorpréndete con la explosión de sabores que tienen los cuellos. Cocina los cuellos lenta y prolongadamente para aumentar su suavidad.

Cuellos de pavo con salsa

Compra un paquete de cuellos de pavo para ahogarlos en salsa, un plato genial que se sirve mejor sobre arroz. Dora los cuellos en un par de cucharadas soperas de grasa de tocino en un horno alemán a fuego medio alto. Sácalos de la olla y reserva. Saltea una mezcla de cebollas, apio (celery), pimientos rojos u otros aromáticos hasta que se suavicen. Haz un roux añadiendo algo de harina y mezclándola bien con los vegetales. Incorpora el caldo de pollo, mueve bien para evitar grumos. Añade los cuellos a la olla, cubre y hierve a fuego lento por dos horas, o hasta que la carne se caiga de los huesos.

Vegetales con cuellos de pavo

Los cuellos de pavo a menudo se usan para ayudar a saborizar vegetales verdes (collard greens). Si tienes cuellos ahumados, añade uno al agua de una olla e hierve. Si tienes cuellos frescos, dóralos en un poco de aceite antes de llevar una olla de agua a ebullición y añadir lso vegetales. Baja el fuego, y deja que los vegetales hiervan a fuego lento por varias horas hasta que estén muy suaves. Sázonalos con sal y pimienta, y sirve.

Sopa de cuello de pavo

La sopa de pavo se hace comúnmente del esqueleto de un pavo cocinado, sin embargo los cuellos de pavos pueden usarse de la misma manera. Dóralos en una olla para sacarles su sabor, luego sácalos y ponlos a un costado. Saltea una mezcla de aromáticos, como cebollas, apio y zanahorias, hasta que se suavicen, y añade los cuellos de nuevo a la olla. Cubre todo con una generosa porción de agua, y permite que hiervan a fuego lento por dos o tres horas, o hasta que la carne este suave. Quítalos del fuego y déjalos enfriar. Una vez que estén suficientemente fríos para manipularlos, quítales la carne, y devuelve la carne a la olla. Sazona la sopa con sal y pimienta. Añade arroz y fideos si lo deseas.

Salsa de cuello de pavo

Los cuellos de pavo hacen una salsa económica y muy rica. Un cuello es más que suficiente para sazonar un gran plato de salsa. Dora un cuello fresco en una olla pequeña con un poco de aceite, luego cúbrelo con agua. Hierve a fuego lento por alrededor de dos horas, hasta que la carne se caiga de los huesos. Saca el cuello y, cuando esté lo suficientemente frío, quítale la carne, y regresa la carne a la olla. Crea una mezcla para espesar con agua y harina en un tazón pequeño en cantidades iguales; añade una taza de caldo de la olla, y mezcla bien. Añade la mezcla a la olla, y hierve a fuego lento por unos minutos más hasta que se espese. Sazona con sal, pimienta y polvo de ajo.

Más galerías de fotos



Escrito por maxine wallace | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez