La manera más sana de comer zanahorias

Obtendrás un montón de vitamina A, antioxidantes, vitaminas del grupo B y fibra de las zanahorias, pero no tienen que ser algo aburrido. Puedes preparar las zanahorias en una variedad de maneras para mantenerlas ligeras y saludables al mismo tiempo que agradan a tu paladar. Como las zanahorias son naturalmente bajas en calorías, dándote unas 60 calorías de tres zanahorias 5 1/2 pulgadas, querrás condimentarlas con hierbas o especias para añadir sabor, sin hacer un aumento en el contenido de calorías.

Con humus

Como las zanahorias son increíblemente ricas en fibra, comer casi 4,5 gramos de zanahorias de 5 1/2 pulgadas pesa 150 gramos, al comerlas con humus cargado de proteína, tendrás sólo la combinación correcta para frenar el apetito por la tarde. Empaqueta un lado de 1/4 de taza de puré de garbanzos junto con la zanahoria. Obtendrás un total de sólo 160 calorías, para una merienda con 6,5 gramos de proteína y en ocho gramos de fibra total.

Como un lado húmedo

Puedes hacer al vapor las zanahorias en la cima de otros alimentos que ya estés cocinando en la estufa. Por ejemplo, si estás hirviendo pasta, coloca un vapor verduras o bambú justo encima de tu olla de agua caliente. Como tu otro alimento se cocina, igual que las zanahorias. No necesitas una cocina al vapor encima de las zanahorias. Sólo coloca las zanahorias en cuadritos o bebés en un recipiente poco profundo, añade unas gotas de agua y cúbrelo con una toalla de papel húmeda. Coloca en el microondas las zanahorias hasta que estén suficientemente sensibles para que las disfrutes. La razón de hacerlas al vapor es una manera saludable de cocinar porque no estás añadiendo grasa a tus vegetales durante el proceso de cocción. Además, como no expondrás las zanahorias al calor o al agua durante mucho tiempo, como lo harías si las hierves, no perderás tanto de las valiosas vitaminas solubles en agua, como vitamina C.

Asado para la perfección

En lugar de patatas fritas lisas al horno como guarnición de tu entrada, asa unos palitos de zanahoria. Corta las zanahorias en piezas incluso delgadas, que se asemejan a papas fritas. Extiende las hebras de zanahoria en una placa para horno caliente, rocíalas con un toque de aceite de oliva saludable para el corazón y colócalas debajo de la parrilla en el horno. Necesitarás dar vuelta a los palitos de zanahoria con frecuencia para asegurar una cocción uniforme, pero cuando se hayan hecho, tendrás una alternativa dulce y llena de nutrientes para las papas fritas.

En puré

Si tú o alguien en tu familia no es un fan de las zanahorias, puedes hacerlas puré y estar un poco escondidas. Simplemente haz al vapor las zanahorias hasta que estén tiernas con el tenedor. Después de que estén frías, amontónalas en tu procesador de alimentos con una pequeña cantidad de agua. Haz puré de zanahorias, formando una pasta espesa y uniformemente consistente. Puedes agregar ese puré de zanahoria a tu salsa marinara favorita, receta de pastel de carne, hamburguesas de pavo, guarnición de arroz integral o incluso mezclar unas cucharadas en tu avena de la mañana. Obtendrás un toque de dulzura añadido, así como la fibra beneficiosa y los nutrientes que las zanahorias tienen para ofrecer, sin tener que comer en realidad una zanahoria.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por maria gloria garcia menendez