La manera más rápida de perder 55 libras

Además de afectar tu apariencia de manera negativa, tener 55 libras (23 kg) de sobrepeso es peligroso. Es posible que ciertos cánceres, la apnea del sueño, la presión sanguínea elevada, los problemas de vesícula biliar y la enfermedad cardíaca se conviertan en una realidad indeseada. Perder peso puede reducir el riesgo de padecer estas afecciones; sin embargo, aunque te tiente hacerlo de manera veloz, lo rápido no siempre es lo mejor.

Pérdida de peso rápida y segura


Las dietas relámpago que cortan calorías de manera drástica son difíciles de seguir a largo plazo.

Las dietas relámpago que cortan calorías de manera drástica pueden, de manera inicial, hacerte perder peso con rapidez; sin embargo, a largo plazo son difíciles de continuar y pueden hacerte sentir agotada y débil. El peso que pierdes, que con toda probabilidad estará conformado por agua y tejido muscular, se recupera a gran velocidad; y cuando el organismo pasa a estar en "modo supervivencia", tu metabolismo puede disminuir. La Weight-Control Information Network recomienda perder peso de manera segura a un ritmo de más de 2 libras (1kg) por semana a través de la dieta y el ejercicio. Esto requiere un déficit calórico de 1.000 calorías diarias.

Quema calorías con ejercicio cardiovascular


El ejercicio cardiovascular quema calorías.

El ejercicio cardiovascular quema calorías, y el National Heart, Lung, and Blood Institute recomienda entrenar una hora la mayor parte de los días con el fin de perder peso. Incluir intervalos de intensidad elevada en tu rutina, tres días a la semana puede optimizar tus resultados, ya que esto quema calorías aún después de finalizado el entrenamiento. Con este fin, camina, trota o anda en bicicleta durante 90 segundos a un ritmo moderado y sostenible, y luego acelera hasta un ritmo vigoroso por 60 segundos. Alterna entre ambas intensidades durante unos 15 minutos.

Músculos magros mediante el entrenamiento de fuerza


El entrenamiento de fuerza al menos durante dos días a la semana puede conservar el tejido muscular magro a medida que pierdes peso.

El entrenamiento de fuerza al menos durante dos días a la semana puede conservar el tejido muscular magro a medida que pierdes peso. Necesitas prevenir la pérdida de tejido muscular, ya que, comparado con el graso, el organismo quema más calorías sólo para mantenerlo. El entrenamiento de circuitos durante el cual realizas una serie de al menos seis ejercicios con un mínimo descanso entre ellos puede en realidad mejorar tus resultados, ya que optimiza el gasto calórico mientras estimula el tejido muscular al mismo tiempo. Un circuito de entrenamiento de fuerza puede incluir prensa de banco, lagartijas, flexiones de bíceps, estocadas con mancuernas, prensa de extremidades superiores y series de flexiones de torso con mancuernas.

Ingiere una dieta reducida en calorías


Descuidar los cambios en tu dieta pueden sabotear la pérdida de peso.

Descuidar los cambios en tu dieta pueden sabotear la pérdida de peso. Con el fin de evitar esta situación, compara las etiquetas de los alimentos y elige aquellos que sean nutritivos y de bajas calorías por sobre los de calorías elevadas. Limita las comidas ricas en grasas trans y saturadas, azúcares, sal y colesterol, y planifica tus ingestas con anticipación. Come en platos más pequeños, de manera de reducir el tamaño de las porciones y consumir menos calorías. Tus nutrientes deberían provenir de cereales integrales, lácteos reducidos en grasas, una variedad de frutas y vegetales y proteínas magras.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por sofia elvira rienti