La manera más rápida de hacer un salto mortal

La mayoría de los entrenadores de gimnasia te dirán que la forma más rápida de hacer un salto mortal es practicando todos los días. Aunque nunca debes practicarlo por tu cuenta, puedes acondicionar tu cuerpo para que esté preparado para este salto. Hay varias habilidades que debes dominar en la gimnasia antes de que estés listo para realizar un salto mortal. Si aún no estás en la gimnasia, contacta a tu centro de gimnasia local para obtener información acerca de las clases.

Nivel de dificultad:
Difícil

Necesitarás

  • Trampolín
  • Haltera (opcional)
  • Pesas (opcional)

Instrucciones

  1. Fortalece tus piernas y el centro. Algunos ejercicios que puedes realizar son sentadillas, zancadas, vueltas y abdominales. Puedes usar pesas o una haltera para aumentar la intensidad de las sentadillas y las zancadas. Practica salto por salto en el lugar y lleva las rodillas hacia tu pecho.

  2. Estira tu espalda, los abdominales, la cadera y los músculos de las piernas. Estirar los músculos aumenta la flexibilidad y reduce el riesgo de lesiones, mientras que aprendes a hacer un salto mortal. Antes de aprender una nueva habilidad en la gimnasia, tienes que ser fuerte y lo suficientemente flexible para realizar una habilidad.

  3. Domina un salto mortal hacia atrás, una voltereta agrupada y una voltereta lateral antes de intentar un salto mortal. Debes ser capaz de pasar a un salto mortal hacia atrás parándote sobre tus pies con las manos en el aire y doblándote hacia atrás para bajar tus manos en el suelo. Después de dominar esta habilidad, deberías ser capaz de despegar las piernas del suelo y pasar hacia una posición de pie. La voltereta lateral implica balancear tu cuerpo en un salto mortal, pero apoyando el peso de tu cuerpo con tus brazos y luego aterrizando sobre tus pies.

  4. Practica el salto mortal en un trampolín. Este salto puede ser un desafío mental, ya que debes vencer el miedo natural de caerte hacia atrás sobre tu cabeza. El trampolín te ayudará a superar la altura necesaria en tu salto para que completes un salto mortal. Esto te ayudará a superar el desafío mental y que sea más fácil superar el miedo al suelo.

  5. Párate con las rodillas rectas y los pies apoyados en el suelo para hacer un salto mortal. Comienza con los brazos extendidos por encima de tu cabeza y oscílalos hacia abajo por encima de la cadera, mientras que doblas simultáneamente las rodillas. A medida que mueves los brazos hacia atrás, detén tu giro un poco más allá de las orejas. Lleva tu cadera por encima de tu cabeza y mete las rodillas a medida que giras en un salto y aterrizas con las rodillas ligeramente dobladas.

Consejos y advertencias

  • Ten un punto central frente a ti. A medida que tu cadera se mueve por encima de tu cabeza, perderás de vista el punto central; sin embargo, volverá a aparecer a medida que gires tu cuerpo. Cuando veas este punto estás listo para aterrizar.
  • Cuando hagas un salto mortal no cierres los ojos.
  • Mantén la cabeza en una posición neutral.
  • Realizar incorrectamente un salto mortal pone en riesgo de lesión a tu cabeza, cuello y médula espinal, las cuales son potencialmente mortales.
  • Otras posibles lesiones mientras que se aprende este salto pero que no se limitan sólo a ello son: esguinces de tobillo o fracturas, esguinces o fracturas de muñeca, hombros dislocados y varios tipos de lesiones de rodilla.
  • Nunca aprendas saltos mortales sin un instructor certificado de gimnasia como observador.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por ana karen salgado beltrán