Manera más rápida de obtener un vientre plano después del embarazo

En los meses previos al nacimiento de tu hijo, tu cuerpo cambió de muchas maneras para dar cabida al bebé en crecimiento y sus necesidades. A medida que el niño creció durante el embarazo, los músculos abdominales se estiraron para hacerle espacio y prepararse para el parto. Tomará tiempo y una combinación de ejercicio y dieta para re-tonificar los músculos del estómago y ponerte en forma después del parto. Así como el embarazo duró meses, aplanar tu abdomen después de que nazca el bebé requerirá algún tiempo también. Debes asegurarte de que tienes el visto bueno del médico antes de reanudar el ejercicio después del nacimiento, aunque los ejercicios abdominales simples puede iniciarse tan pronto como dos días después de un parto sin complicaciones.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Respira profundamente. Empezar a ponerte en forma después del parto debe ser un proceso gradual. Los ejercicios de respiración profunda son una manera fácil de comenzar a fortalecer la conciencia neuromuscular de los músculos y la piel en su núcleo. Ya en el día después del parto, puedes empezar por la inhalación profunda. Siente el pecho y los abdominales en expansión, y luego exhala lentamente y visualiza tu vientre tirando hacia la espalda. Comienza por hacer cinco repeticiones.

  2. Amamanta a tu bebé. Amamantar quema calorías y libera la hormona oxitocina, que provoca fuertes contracciones uterinas. Estas contracciones trabajan para reducir el tamaño del útero y ayudar a devolverlo a su tamaño original al igual que el abdomen.

  3. Contrae los músculos abdominales. Ponte de pie y empuja tu ombligo hacia la columna vertebral. Mantén esta posición y respira mientras mantienes la contracción. Suelta y repite estas contracciones a menudo y durante todo el día. También puedes contraer los músculos mientras estás acostada o sentada.

  4. Una vez que tu médico te haya dado el visto bueno para hacer ejercicio, comienza con la inclinación de la pelvis. Las inclinaciones pélvicas involucran todo tu núcleo, por lo que es un ejercicio de inicio seguro. Acuéstate sobre tu espalda con los dos pies en el suelo. Apunta las rodillas al techo y relaja los brazos en el suelo a tu lado. Lentamente inhala y aprieta los músculos de los glúteos, empujando tus talones hacia abajo y elevando tu vientre. Luego exhala lentamente y libera el centro de tu espalda hacia el suelo. Repite el ejercicio cinco veces.

  5. Añade la actividad aeróbica. Esta actividad ayuda a su cuerpo a quemar la energía de las reservas de grasa en exceso y es buena para el corazón. Un buen paseo con el bebé en un cochecito es una excelente actividad para las nuevas madres. A medida que te sientas cómoda, puedes aumentar gradualmente el ritmo y la distancia.

Consejos y advertencias

  • Consulta con tu proveedor de atención médica antes de comenzar un programa de ejercicio por primera vez, si has estado mucho tiempo sin actividad física, o si tienes problemas de salud crónicos.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah smenyak | Traducido por natalia pérez