¿De qué manera correr afecta los huesos?

Los huesos, junto con el tejido muscular, proporcionan la fortaleza y la estructura que el cuerpo necesita para formarse y moverse. De todos modos, a medida que envejeces los huesos pueden debilitarse como parte del proceso de envejecimiento natural. Una manera de combatir este efecto consiste en ejercitarse de manera regular, al saltar o correr.

Tensión ósea


El ejercicio previene las lesiones del tejido óseo.

Cada tranco que realizas al correr crea una situación de tensión en los huesos, ya que los pies tocan el piso con el fin de impulsarte hacia adelante. Esta tensión en los huesos es más intensa cuando corres que cuando llevas a cabo otras actividades cotidianas, tales como caminar. Debido a que el hueso es un tejido vivo, el organismo puede percibir el estrés adicional e inclinarse a partir de la carga, y, como precaución, activa una serie de reacciones para fortalecer el hueso, con lo cual previene las lesiones en el tejido óseo.

Modelado del hueso


Fortalece los huesos mediante el ejercicio regular.

A medida que el organismo percibe el estrés, envía osteoblastos hacia la superficie del hueso afectado. Los osteoblastos son células a partir de las cuales se forma el hueso. Cuando estas células óseas migran hacia la superficie del hueso, comienzan a modelarlo con el fin de fortalecerlo. En consecuencia, entre las células se desarrolla una matriz proteica, que provoca un incremento en la densidad del hueso. Cuanto mayor sea la densidad mineral del hueso, más se fortalecerá. Esta solidez prepara al hueso para que enfrente con más facilidad la misma intensidad de tensión causada por carreras futuras.

Importancia del ejercicio en niños


Incentiva la actividad física en los niños.

Los niños en especial necesitan correr y realizar otras actividades de fortalecimiento óseo, tales como saltar a la soga o hacer gimnasia, con el fin de que los ayude durante la época de desarrollo físico más intensa. Construir huesos fuertes durante la juventud, así como mantener hábitos saludables para lograr esta meta, puede ayudar al niño a mantener sanos sus huesos durante el resto de su vida. En consecuencia, el Centers for Disease Control and Prevention sugiere que todos los niños en los Estados Unidos realicen al menos una hora de actividad física cotidiana, con un mínimo de tres días semanales concentrados en actividades de fortalecimiento óseo, tales como el correr.

Recomendaciones para adultos


Los adultos también pueden beneficiarse con una ejercitación regular.

Los adultos también pueden beneficiarse con una ejercitación regular para el fortalecimiento óseo, como el correr, al seguir los lineamientos recomendados por el CDC que indican incluir 150 minutos semanales de ejercicios moderadamente intensos a intensos. Junto con el correr, los adultos pueden además fortalecer los huesos a través de un entrenamiento de fuerza regular, u otras actividades aeróbicas como el básquetbol, que involucra el saltar.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por sofia elvira rienti