De qué manera la cafeína afecta al sistema inmune

Muchas personas dependen de la cafeína para poder levantarse durante la mañana y mantenerse con energía a lo largo del día. Sin embargo, el consumo en exceso de cafeína puede aumentar el impacto del estrés físico y mental en el cuerpo. El estrés crónico puede causar desequilibrios hormonales y otras interrupciones que generan trastornos en el sistema inmunitario, y como resultado se incrementa el riesgo de desarrollar infecciones y enfermedades como el cáncer.

Cafeína en el cuerpo

La cafeína incrementa la actividad cerebral porque inhibe al neurotransmisor adenosina, responsable de disminuir los niveles de otros neurotransmisores, y de mantenerlos bajo control. La cafeína también estimula el sistema nervioso simpático, es responsable de la respuesta corporal de luchar o huir. Durante esta respuesta, las hormonas del estrés, como cortisol, logran que el cuerpo almacene grasa y azúcar, que luego se liberarán durante la preparación para el esfuerzo físico.

Estrés y el sistema inmune

Aunque esta respuesta de estrés es importante para la supervivencia, cuando persiste puede causar problemas de salud, como niveles elevados de azúcar en sangre, colesterol y niveles elevados triglicéridos, y la supresión del sistema inmune. Este sistema es responsable de reconocer y destruir patógenos como bacterias, hongos y virus, además de eliminar las células dañadas, tanto en el caso de lesiones como las células con un comportamiento anormal, y las que producen cáncer.

Contribución de la cafeína

Un estudio de 2006 publicado en "Farmacología, Bioquímica y Comportamiento", concluyó que los hombres y las mujeres que recibieron grandes cantidades de cafeína, en tres dosis de 250 mg, experimentaron la liberación de niveles más elevados de la hormona del estrés cortisol, en respuesta al estrés físico y mental. Los niveles elevados de cortisol disminuyen la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones.

Ingesta de cafeína

Es poco probable que la cafeína en sí disminuya el funcionamiento del sistema inmunológico. Según informa la clínica Mayo, la ingesta baja a moderada de cafeína genera pocos efectos conocidos sobre la salud. Limita tu consumo a 300 mg por día, aproximadamente cuatro tazas de café. Si consumes un exceso de entre 500 a 600 mg por día, puedes experimentar los efectos de un sistema nervioso simpático activo, como insomnio, nerviosismo, irritabilidad, problemas digestivos, ritmo cardíaco acelerado y temblores musculares.

Más galerías de fotos



Escrito por chris daniels | Traducido por vanesa sedeño