Manejo de la conducta para niños con problemas

Cuando los profesionales afirman que un niño está preocupado, esto puede deberse a una variedad de razones; desde vivir en un entorno familiar hostil hasta tener una enfermedad como déficit de atención e hiperactividad, o TDAH. Cuando un niño con problemas muestra un comportamiento no deseado, el artículo "Teaching Your Child Self-Control" ("Enseñar a tu hijo a controlarse") de KidsHealthy.org afirma que la gestión del comportamiento puede ayudarte a responder a situaciones de manera saludable en lugar de actuar impulsivamente.

Relevancia


El manejo del comportamiento ayuda a los padres, los cuidadores y los profesores a mantener el orden en lugar de modificar la forma en que un niño actúa

El manejo del comportamiento ayuda a los padres, los cuidadores y los profesores a mantener el orden en lugar de modificar la forma en que un niño actúa, de acuerdo con Judith Osgood Smith, PhD, en el artículo "Behavior Management: Getting to the Bottom of Social Skills Deficits" ("Manejo de Comportamiento: llegar al fondo de los déficits de habilidades sociales " de "LD Online". Cuando practicas el manejo de la conducta , actúas y te comunicas de una manera que alienta a un niño con problemas a elegir comportamientos que sean socialmente aceptables, saludable y productivos.

Entender el comportamiento problemático del niño


Aunque los desencadenantes varían según el niño, pueden incluir fatiga, ansiedad, hambre y distracciones.

En el artículo "Manejo del problema de comportamiento en casa" ("Managing Problem Behavior at Home") en la página web del Instituto de la Mente Infantil, Melanie A. Fernández, PhD, ABPP, establece que la gestión de comportamiento comienza con la observación de un niño con problemas. Esto ayuda a entender y responder adecuadamente a los comportamientos indeseables. Piensa acerca de los acontecimientos que ocurrieron antes y después de que el niño actuó de mala manera. El dr. Fernández dice que cuando conoces los desencadenantes de mal comportamiento de un niño y puedes evitarlos, se puede prevenir el mal comportamiento. Aunque los desencadenantes varían según el niño, pueden incluir fatiga, ansiedad, hambre y distracciones.

Cómo ayudar a un niño con problemas a entender su comportamiento


Para controlar el comportamiento de un niño con problemas, el doctor Fernández afirma que no se puede simplemente decirle que se "está portando mal", o "actuando mal" o tiene que "parar".

Para controlar el comportamiento de un niño con problemas, el doctor Fernández afirma que no se puede simplemente decirle que se "está portando mal", o "actuando mal" o tiene que "parar". En cambio, debes decirle cuáles de sus comportamientos específicos, observables y medibles esperas ver y cuáles son inapropiados. Por ejemplo, puedes decirle al niño que es malo agarrar el juguete de su hermano de las manos sin preguntar, y que tiene que pedir permiso educadamente primero. Sin embargo, la Asociación Estadounidense de Psicología en el artículo en línea “Shaping Pro-Environment Behaviors” ("Modelando los comportamientos del ambiente") y el Dr. Fernández comparten que cuando hablas con un niño sobre sus acciones, lo mejor es utilizar un lenguaje que refuerza una acción positiva en lugar de centrarse en el comportamiento negativo. Por ejemplo, en lugar de decirle a un niño que tiene que gritar menos en la mesa de la cena, dile que tiene que usar su voz "interior".

Consideraciones


El dr. Osgood Smith comparte que un niño con problemas puede tener un déficit en habilidades sociales.

El dr. Osgood Smith comparte que un niño con problemas puede tener un déficit en habilidades sociales -que conoce la forma adecuada de comportarse, pero decide no hacerlo de forma correcta- que requiere intervenciones adicionales. Estos déficits pueden ser la motivación, la discriminación, o pueden basarse en el rendimiento. Un profesional de salud mental que se especialice en problemas de comportamiento y el trabajo con niños con problemas puede hacer la determinación con respecto a las habilidades sociales del niño y diseñar una estrategia de intervención en consecuencia, si las estrategias básicas de comportamiento no parecen ayudar.

Más galerías de fotos



Escrito por flora richards-gustafson | Traducido por luciano ariel castro