Cómo manejar la situación cuando tu adolescente te odia

Escrito por kathy gleason | Traducido por sofía bottinelli
Los adolescentes pueden atravesar una etapa en la cual no se llevan bien con los padres.

A veces el proceso es gradual y, a veces, parece que, durante la noche, tu hijo decidió que no sabes nada y eres el enemigo. Esto puede ser extremadamente difícil de tratar. Después de todo, se trata de tu bebé. Has esperado con entusiasmo su llegada, sobrevivido muchas noches sin dormir, te has arrullado sobre sus diminutos dedos de las manos y los pies y, de repente, te está diciendo que te odia o está revoleando los ojos cada vez que abres la boca. Se puede sentir como si el mundo entero se dio vuelta.

Pasa tiempo juntos. Aunque no parezca que pasar tiempo con alguien que no puede soportarte sería muy divertido para ninguno de los dos, no pierdas la conexión con tu hijo. Deja que tu hijo elija la actividad, ya sea salir a correr juntos o ver una película. Trata de hacer este tiempo lo menos conflictivo como sea posible. Este no es el momento de quejarte por un dormitorio desordenado o porque sólo se viste de negro. Tienes un montón de tiempo para esas conversaciones pero también debe haber un tiempo dedicado sólo para disfrutar el momento juntos. Después de todo, ¿te gustaría pasar tiempo con alguien que nunca le da un descanso a la crítica?

Desarrolla tus propios intereses, aficiones y amistades. Si tu mundo se centra en tu hijo y lo que está pasando en el hogar, será difícil tener cualquier perspectiva o equilibrio en tu vida. Toma un descanso de la tensión del hogar enrolándote en una clase de cerámica, yendo a cenar con un amigo o comenzando una nueva rutina de ejercicios.

Ten un sistema de apoyo. Busca grupos de apoyo para padres de adolescentes en tu centro comunitario o hospital o únete a uno en línea. Este es también un buen momento para hablar con amigos que tienen adolescentes y podrían estar pasando por tus mismos problemas. Otros padres pueden darte consejos sobre lo que está funcionando en sus hogares o, por lo menos, pueden compadecerse con tu experiencia. Si tu madre está cerca, confía en ella si puedes. Después de haber pasado por la experiencia de criar a un hijo adolescente ella misma y conociéndote a ti y a tu hijo, tiene un punto de vista sobre la manera de mejorar tus circunstancias.

Consejo

Por muy difícil que sea, recuerda que, en muchos casos, que tu hijo te odie es una emoción temporal que tiene más que ver con su edad y las hormonas que contigo. Según MSPP Interface Referral Service en la Massachusetts School of Professional Psychology, hay buenas posibilidades de que esta etapa pase y vuelvas a tener una buena relación con tu hijo. Simplemente trata de aguantar hasta entonces.

Advertencias

Si sospechas que hay más en el comportamiento de tu adolescente que una lucha por la independencia o un choque de personalidad contigo, busca ayuda externa. En algunos casos, un cambio en la conducta de los adolescentes puede ser una indicación de uso de alcohol o de drogas o posiblemente de depresión. Habla con el médico de tu hijo o el consejero en la escuela si estás preocupado por decidir sobre los próximos pasos a seguir.