Cómo manejar la ruptura de un matrimonio

El fin de una relación, sin importar cuánto tiempo duró, siempre es intenso y difícil de superar. Al procesar los obstáculos que se enfrentaron, es importante que ambos miembros de la pareja acepten su parte en la discordia que causó la separación. Incluso en medio de la tristeza y el estrés de la ruptura, tendrás la oportunidad de aprender de esta experiencia y convertirte en una persona más fuerte y sabia. Esto te ayudará a aceptar la situación y visualizar un nuevo comienzo.

El fin de un sueño

El romance de la relación empezó con entusiasmo y esperanzas para el futuro; con el fracaso de este sueño, la decepción, el estrés y el dolor se desarrollan. La pérdida de la vida que vivieron juntos perturba tu hogar, tu rutina y las relaciones con amigos y familiares. Tu pena sembrará dudas acerca de tu futuro y hasta de tu propia identidad, al ser una persona soltera de nuevo. Este dolor debe ser soportado, ya que representa la pérdida de la relación, los sueños compartidos y los compromisos que habías creado con tu pareja.

La sociedad se refiere al divorcio como un "matrimonio fallido". Tu matrimonio no es un fracaso si puedes conservar lo que aprendiste de la relación. En el transcurso de la vida, suceden cosas a las personas que las hacen cambiar; en ocasiones estos eventos causan que una relación se termine. Esto no significa que la relación fracasó cuando había dejado de ser viable. El matrimonio fue exitoso durante los años que vivieron felices juntos.

Muchas parejas que enfrentan el divorcio se concentrarán en establecer un culpable de la situación. En realidad no importa de quién fue la culpa. Aún deberás enfrentar la realidad de que la relación se acabó y la pregunta de cómo seguir adelante. Obsesionarse con la pérdida y llenar tu vida de odio sólo hará más difícil el proceso de sanación. Enfócate en ti mismo; tu nueva vida es ahora un trabajo en progreso.

Es importante sanar de tu divorcio antes de empezar una nueva relación. Los estudios afirman que debes dejar un margen de espera de por lo menos seis meses por cada cinco años que estuviste en pareja. Si empiezas a tener citas antes de estar listo, llevarás los errores del pasado a tu nueva relación o experimentarás el dolor de una "relación de consuelo".

Trata de vivir primero de modo independiente y aprender a conocerte a ti mismo una vez más. Luego explora nuevas formas de alcanzar la plenitud, tomando tiempo en tu vida para hacer las cosas divertidas que disfrutas. Esto te ayudará a saborear la libertad que tienes ahora sobre tu propia agenda. Siempre enfócate en lo positivo y de lo que va bien en tu vida. Para optimizar este pensamiento positivo, prioriza tu cuidado personal mediante una alimentación sana, ejercicio y horarios de sueño apropiado. Haz que todo esto sea parte de tu estilo de vida cotidiano. La mejor opción que tienes para tu nuevo comienzo es vivir bien y disfrutar del recorrido.

Más galerías de fotos



Escrito por gina heyen, lcmft
Traducido por pau epel