Cómo manejar la nostalgia en adolescentes

Ya sea que tu preadolescente se vaya el fin de semana a casa de la abuela, se quede a dormir en casa de un amigo o pase el verano en un campamento, esto puede despertarle sentimientos de nostalgia. Estar lejos de la familia y entornos familiares puede ser difícil, especialmente si es su primera vez lejos de casa. El 95% de los niños experimentan algunos sentimientos de añoranza mientras están lejos en un campamento de verano, señala el psicólogo y autor Michael Thompson en el sitio de la PBS. Ayudar a tu preadolescente a lidiar con la nostalgia es vital para desarrollar su independencia.

Nivel de dificultad:
Difícil

Instrucciones

  1. Anima a tu preadolescente a hablar sobre cualquier sentimiento de nostalgia, recomienda el sitio web Education.com. Podría estar inicialmente renuente para hablar de la nostalgia por sí solo, así que inicia la conversación mientras le hablas en el teléfono. Podrías preguntar, "¿Te sientes nostálgico? Es perfectamente normal si lo estás". Evita decirle lo difícil que es la separación para ti o que estás preocupado de que él esté lejos de casa. En lugar de eso, sé un escucha compasivo sin interrumpir, pelear o decirle que tiene que superar el sentirse nostálgico.

  2. Reafirma en tu preadolescente que sus signos de nostalgia son normales y esperados, especialmente si es la primera vez que duerme lejos de casa. Dile que tienes total confianza en su habilidad para manejar la situación. Si tu preadolescente pide regresar a casa, puedes responder, "entiendo que extrañes la casa, pero tienes que quedarte en el campamento así que date tiempo para ajustarte. Te llamaré mañana para ver cómo vas". Tu preadolescente necesita apoyo, pero también necesita que seas firme y le digas que se quede donde está, lo cual muestra que tienes confianza en su habilidad para sobrevivir lejos de casa, de acuerdo con TweenParent.com.

  3. Evita hacer tratos o prometer a tu adolescente que lo recogerás si la añoranza continúa. El mensaje de cualquier promesa de recogerlo es que no crees que tenga la fuerza emocional, madurez y fuerza para soportar la separación, y la única forma es rescatarlo. En lugar de eso, demuestra que tienes confianza en su habilidad de superar su nostalgia y no lo rescates. Recuérdale que estás ahí para él a través de cartas, posiblemente correo electrónico y por teléfono.

  4. Llama a un adulto para obtener su perspectiva en la añoranza de tu preadolescente, como el supervisor del campamento o un padre si se queda en casa de un amigo a pasar la noche. Pregúntale su opinión sobre cómo se encuentra tu adolescente -si come sus alimentos, duerme bien y socializa. Haz un acuerdo para hablar con el adulto cada ciertos días hasta que la nostalgia de tu preadolescente pase. Si el adulto reporta que no hay mejoras y tu preadolescente está constantemente deprimido, ansioso, triste, llora excesivamente o no come o duerme, será lo mejor que tu hijo regrese a casa. Pero ten en mente que los niños a menudo superan su añoranza y disfrutan su nueva autonomía.

Consejos y advertencias

  • Evita llamar o mandar mensajes de texto a tu preadolescente demasiado seguido. Las llamadas y los mensajes muy frecuentes pueden empeorar la añoranza.

Más galerías de fotos



Escrito por liza blau | Traducido por lou merino