Cómo manejar a los niños que juegan al doctor

"Jugar al doctor" es prácticamente un rito de paso en la infancia, y por lo general se refiere a la exploración de las partes íntimas de un niño a otro. A medida que tu pequeño se vuelve más curioso por su cuerpo, puedes encontrarlo tratando de examinar el cuerpo de su amigo, o a su amigo examinando el de él. Si descubres a tu hijo jugando al doctor, mantén la calma y ten en cuenta que este tipo de curiosidad en los más pequeños es completamente normal. Por supuesto, eso no quiere decir que sea apropiado, por esta razón necesitas hacer frente a la situación.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Resiste la tentación de perder la calma, advierte el psicoterapeuta Marty Klein en el artículo 2010 para PsychologyToday.com. Si ves a tu hijo jugando al doctor con otro niño, actúa de manera casual, y desvía su atención con un aperitivo u otra actividad. Enojarte puede hacer que tu niño se sienta mal por su cuerpo.

  2. Espera hasta que haya un momento de intimidad con tu hijo y pregúntale sobre el juego que estaba jugando con su amiga. Pregúntale de dónde sacó la idea de jugar al doctor. Por ejemplo, debes averiguar si vio alguna situación en la televisión, o si fue idea de su amigo. También pregúntale si ésta es la primera vez que juegan al médico y hacía cuánto tiempo que estaban jugando. Conseguir este tipo de información de tu hijo puede ayudarte a determinar si necesitas notificar al otro padre involucrado.

  3. Explica a tu hijo la diferencia entre el tacto apropiado e inapropiado. La página web AskDrSears sugiere explicar que el tacto inapropiado implica tocar cualquier parte del cuerpo que cubra un traje de baño. Esto hará que sea fácil que tu hijo entienda exactamente lo que constituye las "partes privadas". Explícale que los manoseos también lo harán sentir mal o que harán que sienta que necesita mantenerlo secreto.

  4. Define la diferencia entre ir al médico y simplemente jugar al doctor. Explícale que su médico lo toca para asegurarse de que está sano y que mientras esto sucede siempre hay otro adulto presente. Tu hijo debe entender la diferencia entre jugar al doctor y tener que ir a un chequeo médico en el consultorio de un doctor.

  5. Permite que tu hijo te haga preguntas sobre lo que le explicaste, sugiere la página web de University of Missouri Extension. Podría sentir curiosidad por su cuerpo, o preguntarse por qué no está bien tocar a otro niño. Dándole la oportunidad de hacerte preguntas y obtener respuestas francas, se enterará de que no tiene nada que esconderte, lo que aumenta las posibilidades de que acuda a ti en el futuro cuando no entienda algo.

  6. Establece nuevos límites para jugar con sus amigos, como por ejemplo mantener siempre las puertas abiertas y la ropa en su lugar. Explícale que si no sigue las reglas de juego, no podrá recibir las visitas de sus amigos. También puedes minimizar la posibilidad de que juegue al doctor teniendo a los niños jugando en un área común, o proporcionándoles actividades estructuradas cuando estén en tu casa.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por luis alberto fuentes schwab