Cómo manejar niños difíciles desde una perspectiva cristiana

La crianza de hijos es una tarea difícil bajo las mejores circunstancias, pero en especial al tratar con un niño difícil. Existen varias formas en que los padres cristianos pueden ayudar a sus hijos a hacerse camino durante los años más difíciles empleando una perspectiva cristiana que beneficiará tanto al padre como al hijo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Ora para que Dios te dé sabiduría para criar a tu hijo. Fíjate que el libro de la Biblia que más habla sobre buscar la sabiduría (Proverbios) es también el que más habla sobre la crianza. Proverbios 22:6 dice: "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él". Respecto a la sabiduría, Santiago 1:5 declara: "Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada". Dios sabe cuándo estás enfrentando una situación difícil; y sabrá cómo hacerte salir adelante.

  2. Guía a tus hijos de manera positiva. Ellos necesitan tu atención y tu guía. No esperes a que hagan algo mal para indicarles el rumbo. Incluso si no parecen escucharte, guíalos de todos modos.

  3. Disciplina a tus hijos cuando surja la necesidad. Recuerda, como padre eres la figura de autoridad dentro de la relación. Hebreos 12:11 dice: "Ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados". Asegúrate de estar tranquilo y ser racional al impartir cualquier tipo de disciplina. Cuando sea posible, usa la disciplina como una oportunidad para enseñar. El objetivo no es castigar, sino ayudar a tu hijo a volver al buen camino.

  4. Maneja a tu hijo con gracia. Los cristianos creen que todos han pecado. No te sorprendas si tu hijo no es la excepción a la regla. Jesús murió por los pecadores, incluyendo a tu hijo, y nos ofrece de su gracia a todos. Los cristianos deben reflejar su gracia al tratar con los demás, especialmente con sus propios hijos. Recuerda la amonestación de Efesios 6:4: "Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor".

  5. Busca apoyo en otros padres de la iglesia, en tu pastor o en un cristiano consejero capacitado. Lo más probable es que existan otras personas en tu iglesia que estén pasando los mismos tipos de desafíos que tú. Si no hay grupos de apoyo para padres con hijos desafiantes en la iglesia o comunidad, contempla la idea de empezar uno.

  6. Confía en Dios y relájate. Lee 1 Pedro 5:7, que dice "Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros" y Proverbios dice que si crees en Dios, Él dirigirá tus sendas. Como padre cristiano, siempre debes dar lo mejor para guiar y orientar a tus hijos y ser cuidadoso de dejar los resultados en las capaces manos de Dios.

Más galerías de fotos



Escrito por dell markey | Traducido por noelia menéndez