Cómo manejar a un niño que juega con la comida en la mesa

Si tu niño tiene la costumbre de lanzar su pasta para ver que se pega a la pared o construir una montaña machacada con puré de patatas y vegetales en el suelo, probablemente pone a prueba tu paciencia de forma regular. Mientras el niño sea demasiado joven para perfeccionar sus modales en la mesa, no hay mejor tiempo para comenzar a ayudarle a aprender algunas lecciones básicas de etiqueta; como que jugar, o lanzar la comida no es aceptable. Entender por qué tu pequeño está convirtiendo la hora de comer en tiempo de juego puede ayudarte a remediar la situación.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Mantén una cara seria si tu hijo comienza el lanzamiento de su comida al otro lado de la habitación o apila los trozos de manzana. Dile a los hermanos mayores que respondan de la misma manera. A veces las payasadas traviesas de un niño parecen divertidas, pero reaccionar positivamente a las desventuras del juego con la comida de tu hijo, podría alentarlo a que continúe sus travesuras para que respondas otra vez.

  2. Sirve a tu hijo porciones más pequeñas de alimentos. Es fácil sobreestimar la cantidad de comida que tu hijo puede comer. Proporcionar porciones demasiado grandes para tu hijo puede conducir a comer en exceso y/o jugar con la comida. Mira la cantidad de comida que tu hijo consume realmente por unos días y ajusta sus porciones para que se ajusten con su apetito. Si queda poca comida en el plato una vez que tu hijo satisface su hambre, hay simplemente menos comida allí para el "juego" creativo.

  3. Ofrece a tu hijo sólo pequeñas cantidades de alimentos a la vez si sigue jugando con las porciones de comida de tamaño niño pequeño. Por ejemplo, coloca unas rodajas de fruta en su plato, o simplemente una cucharada de verduras o puré de papas. Cuando haya terminado de comer la pequeña cantidad, dale un poco más.

  4. Coman juntos como una familia tan a menudo como sea posible para proporcionar a tu hijo con un ejemplo diario de buenos modales en la mesa. Esto también le da la oportunidad de ver a otros miembros de la familia que disfrutan de alimentos saludables. De lo contrario, podría dudar de tu sinceridad cuando intentas decirle lo mucho que te gusta la espinaca. Anima a los niños mayores que den ejemplo a su hermano menor siendo los ejemplares de los modelos de sobremesa para él, también.

  5. Deja que tu hijo se alimente por sí mismo. A la edad de 15 a 18 meses, debe comenzar a manipular utensilios para comer. Es posible que aún tengas que ayudarle a esta edad, pero él debe tener un montón de oportunidades para darle a la auto-alimentación un intento. Los utensilios también mantendrán sus pequeñas manos ocupadas, lo que disminuye su interés por un lanzamiento de alimentos. A medida que comienza a dominar el uso de utensilios, va a sentir una mayor sensación de control sobre la hora de comer, haciéndolo menos propenso a jugar con la comida en una lucha de poder.

  6. Elimina la comida chatarra de la dieta de tu hijo. No necesita estos alimentos y no le proporcionarán los nutrientes saludables que su cuerpo necesita. Sin embargo, van a interferir en el espacio que tiene disponible en su estómago para los alimentos saludables. Si come aperitivos chatarra entre comidas, se llenará más rápido en las comidas designadas, haciendo lanzamientos de zanahorias, salsas y otros juegos de alimentos más probables de suceder.

  7. Mantén una comida estructurada y un calendario de bocadillos. Esto ayudará a tu hijo empezar a reconocer cuando tiene hambre y cuándo está lleno. A medida que comienza a distinguir estas señales internas, será capaz de decirte que está lleno, en lugar de construir un tren de brócoli o hacer una torre de pavo.

Más galerías de fotos



Escrito por rosenya faith | Traducido por roberto garcia de quevedo