Cómo manejar a los hermanos adolescentes que se odian

Las peleas entre hermanos son un hecho de la vida para los que viven en hogares con más de un hijo. Y ya que los adolescentes son a menudo impetuosos e impulsivos, es posible que te sientas más como un árbitro que como el padre la mayor parte del tiempo. Pero si bien puede parecer que tus hijos adolescentes se odian, puede haber otras razones para las peleas. Si puedes calmar a tus hijos lo suficiente como para hablar con ellos, puedes encontrar que estás mejor preparado para manejar a los hermanos adolescentes pendencieros.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

    Termina con las peleas de los hermanos

  1. Conoce los datos sobre la pelea, sugiere la psicóloga clínica Stephanie Newman en un artículo de Psychology Today. Los adolescentes pueden estar luchando por algo trivial en la superficie, pero a menudo hay una causa más profunda. Sienta a tus hijos y pregúntales cuál es el verdadero problema. Si bien pueden estar peleando por quién va a ser el próximo que usará la computadora, podrían haber algunos problemas con los celos, la intimidad o la rivalidad en el trabajo.

  2. Establece expectativas claras en tu hogar de cómo los hermanos deben comportarse. Crea reglas que indican que está bien no estar de acuerdo, pero no está bien que se falten al respeto, se insulten o se lastimen físicamente entre sí. Sé realista, no podrás acabar con cada pelea, pero puedes asegurarte de que tus hijos aprenderán a pelear de manera justa.

  3. Niégate a responder cuando un niño se queja del otro, o si el dúo luchador viene a ti para que sirvas de mediador. Si continúan insultándose y gritándose, simplemente diles que vas a hablarles cuando los dos se calmen y luego vete, insta el North Dakota State University Extension Service. Esto le enseña a tus hijos adolescentes que la lucha no atraerá tu atención y que no ayudarás hasta que ambos se calmen.

  4. Organiza el tiempo para tener experiencias familiares significativas juntos. Si bien las vacaciones, acampar o las tardes juntos pueden parecer atractivos para tus hijos, conectarse como una familia puede crear una base para la construcción de mejores relaciones. De esta manera, los adolescentes todavía podrían discutir, pero tendrán la fuerte relación y compañerismo en donde apoyarse.

  5. Elige tus batallas y date cuenta de que todas las peleas no son un gran problema. Los hermanos están obligados a estar en desacuerdo sobre pequeñas cosas todos los días y por lo general pueden resolver el conflicto por su cuenta, de acuerdo con el sitio web del Dr. William Sears. Una vez que las peleas se vuelven físicas o emocionalmente dañinas, con insultos como: "¡Te odio!", entonces puedes intervenir y ayudar a tus hijos adolescentes a resolver el problema y a reconciliarse.

  6. Evalúa tu propio comportamiento para asegurarte de que no estás perpetuando las peleas. Favorecer a un hijo sobre otro, o con frecuencia tomar partido puede empeorar las cosas. Permanece neutral y pasa el mismo tiempo con los dos adolescentes para reducir la rivalidad.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por barbara obregon