Cómo manejar el hábito de chuparse el dedo en niños de edad preescolar

Cuando tu recién nacido se chupa el dedo puedes pensar que es adorable y conmemorar el hecho con algunas fotografías. Quizás incluso no pienses sobre este hábito cuando sea un niño pequeño, pero cuando tu hijo llega a la edad preescolar y su pulgar sigue en su boca quizás decidas que es el momento de ponerle fin a esto. Según la Mayo Clinic, el reflejo de succionar calma a los bebés y no es inusual que desarrollen un mal hábito para algunos niños.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Pon un fin en el hábito de tu hijo de succionar su dedo pulgar. Según los expertos en desarrollo de niños en el sitio web Kids Health, los niños de 4 y 5 años que succionan su pulgar de forma consistente son más propensos a desarrollar problemas de salud como infecciones en el pulgar y los dedos, y problemas dentales, incluyendo sobremordida, problemas con la raíz de la boca o con la alineación de los dientes. Además, los niños que succionan su dedo pulgar en esta edad son más propensos a que se los fastidien u otros niños se rían de ellos.

  2. Toma nota de cuándo tu hijo succiona su dedo para ayudarte a identificar sus detonantes, según aconseja el sitio web de la Mayo Clinic. Saber cuándo es más probable que succione su dedo puede ayudarte a romper su hábito más rápidamente. Por ejemplo, si notas que sólo succiona su dedo cuando está leyendo un libro, puedes comenzar a pedirle que lea en voz alta para que no pueda succionar su dedo. Ofrecerle distracciones ayudará a romper su hábito.

  3. Deja que tu niño en edad preescolar te ayude a frenar su hábito, tal como aconsejan los profesionales Kids Health. Cuando está involucrado en el proceso se vuelve más importante para él. Por ejemplo, dile que no te gusta cuando succiona su pulgar y que te gustaría que te ayude a enumerar una lista de formas para romper ese hábito. Trabajar juntos puede ser beneficioso.

  4. El sitio web Mayo Clinic aconseja que utilices refuerzos positivos cuando tu niño recuerde no succionar su dedo. Por ejemplo, si tiende a succionarlo en el automóvil y notas que no lo hizo por un largo tramo, deja que elija qué postre quiere para noche y prémialo con pegatinas. Decirle y mostrarle que estás orgullosa de él puede ayudarlo a romper su hábito de succionar su pulgar.

  5. El sitio Kids Health aconseja que pruebes persuadir a tu hijo en edad preescolar en una actividad diferente cuando notes que está succionando su pulgar. Por ejemplo, si ves su pulgar dirigido hacia su boca, sugiérele jugar un juego de mesa con él o salir afuera a jugar.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por aldana avale