Manejar el dinero para los niños como una estrategia para controlar el comportamiento

Las asignaciones han sido parte de la infancia durante generaciones. Una hoja informativa sobre las asignaciones de la University of Nevada Extension revela que los padres en Estados Unidos han estado dando a los niños dinero por más de 100 años. Como mamá y papá da, es tentador también quitar cuando el comportamiento es malo, las tareas se deshacen, o las calificaciones caen. Es importante, sin embargo, tener en cuenta la función de una previsión de tu familia, y por qué retener dicha asignación no podrá obtener los resultados que uno espera.

El propósito del dinero

Una asignación es una suma de dinero dada a los niños por sus padres en una base constante. Los niños pueden empezar a recibir una asignación tan pronto como a los cuatro o cinco años de edad, aunque en algunas familias tienen que esperar hasta que estén más cerca de los 10. De cualquier manera, es vital que los padres se pongan de acuerdo sobre la razón de una mensualidad. En un artículo de la revista Time "Kids and Allowance: The Debate that Divides Us", el periodista y educador financiero Dan Kadlec analiza los desacuerdos que mamás y papás tienen sobre el propósito de éstos. Algunos padres ven una asignación como pago por las tareas, mientras que otros ven el dinero como una manera de enseñar a los niños acerca de la gestión financiera.

Pago por servicios ofrecidos

Los padres que ven a una asignación como pago la tratan de la misma manera que un salario familiar. A los niños que completan tareas, cumplen con los requisitos de estudios o de grado, u ofrecen hacer tareas extra no asignadas se les paga una determinada cantidad acordada. Los padres que usan este método esperan inculcar una buena ética de trabajo a sus hijos.

Entrenamiento financiero

En el método financiero de entrenamiento, los padres dan a los niños una cantidad específica de dinero y les enseñan a usar el dinero sabiamente. Por ejemplo, los padres pueden dar a un niño 10 dólares a la semana. Con ese dinero, se espera que el niño guarde tres dólares para la universidad, dos dólares hacia una meta personal, de un dólar a la caridad, y use el resto para el entretenimiento. Esto ayuda al niño a aprender cómo hacer un presupuesto, una habilidad que sólo será más útil a medida que crece.

Dinero como motivación

Ambos métodos de asignación usan el dinero como motivación. Un método intenta motivar al niño a trabajar duro por sus metas. El otro motiva al niño a manejar su dinero. Cuando cualquiera de estos métodos es interrumpido por retener un pago por mal comportamiento, se pierde esa lección. Jeff Opdyke, un escritor financiero para el Wall Street Journal, explica en un artículo sobre "Allowances: In Good Behavior and Bad?" que atracar una asignación por el mal comportamiento realmente no ayuda a cualquiera de los métodos. En el mundo real, los salarios no se suspenden si un empleado se comporta mal. En cambio, un empleado que se comporta consistentemente mal se echa, lo que nunca pasaría en una familia. Al mirar el subsidio como la formación financiera, Opdyke señala que suspender el dinero al niño por mal comportamiento le enseña que él no está en control de su propio dinero. Esto es contraproducente para enseñarle a tu hijo acerca del dinero.

Otras opciones para el manejo del comportamiento

En lugar de suspender la asignación, intenta utilizar otros métodos de disciplina para cambiar el comportamiento de tu hijo. KidsHealth.org sugiere ayudar a los niños mayores de esa edad a aprender lo que les permite experimentar los resultados de sus propios errores. Por ejemplo, si un niño pospone el estudio para un examen de ortografía, puede perder la oportunidad de una salida especial porque tiene que quedarse en casa y estudiar.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por blas isaguirres