Cómo manejar una decepción en la vida con la ayuda de Dios

Todos enfrentan decepciones en la vida, independientemente del nivel económico o espiritual. Por ejemplo, es posible que no consigas el trabajo que quieres, o tal vez tu esposo quiera divorciarse mientras que tú sientes que pueden buscarle una solución a sus problemas. Existen muchas circunstancias que pueden generar infelicidad y la necesidad de reajustarse a cosas inesperadas e indeseadas. Sin embargo, tener una gran fe en Dios te puede ayudar a lidiar con las decepciones con las que te enfrentes.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Biblia

Instrucciones

  1. Deja lo que estás haciendo y haz una oración si estás frente a una decepción. Pídele a Dios que te dé sabiduría y guía para lidiar con esa decepción. Recuerda que el Salmo 46:1 promete que Dios es tu refugio y fortaleza, y que te ayudará cuando estés en medio de dificultades. Aférrate al Salmo 34:19, que dice que Dios librará a los rectos de sus problemas.

  2. Lee el Salmo 23 y reconfórtate en las palabras del Rey David. Recuerda que Dios te da todo lo que necesitas, te da reposo, paz y fortaleza. Cuando pases por un mal momento, Dios irá contigo y delante tuyo para darte consuelo y protección de tus enemigos. Él demuestra su misericordia y provisión en vista de todos y te dará una morada eterna. Ten en cuenta que caminar por el valle de sombras implica que no debes detenerte y acampar allí, quedándote en un lugar oscuro. La sabiduría de Dios te llamará a que sigas avanzando hacia su luz.

  3. Lee el Salmo 51 si la razón de tu decepción es el resultado de algo que hiciste mal. Haz la oración de arrepentimiento del Rey David, asumiendo la responsabilidad por tu pecado y pidiendo perdón. Acepta el perdón que Dios te da, como lo promete en 1 Juan 1:9. Date cuenta que tienes el perdón y que Dios te ayudará a avanzar en medio de las consecuencias de tu pecado a un tiempo de bendición, según lo que dice Hechos 3:19-20.

  4. Trabaja hacia una senda nueva basándote en la sabiduría que te provee Dios. Tu senda puede tomar rumbos que nunca hayas considerado. Dios promete en el Salmo 23 que irá contigo. En Deuteronomio 6:2-25, Dios habla por medio de Moisés para prometer que aquellos que lo honran y cumplen sus mandatos para vivir de manera recta cosecharán bendiciones. Él les manda a los padres que les enseñen a sus hijos los caminos del Señor, así que tómate un tiempo todos los días para enseñarles a tus hijos cómo vivir según los principios bíblicos. Sé un ejemplo sano para tus hijos, viviendo una vida piadosa y expresando gratitud por todas tus bendiciones. Sigue el sendero de Dios hacia la bendición con tus hijos para que lo que comenzó como una decepción se convierta en una bendición como explica el profeta Isaías en Isaías 61:1-3.

Consejos y advertencias

  • Pídeles a los demás que oren contigo y por ti para que no te sientas tan solo.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn rateliff barr | Traducido por noelia menéndez