Cómo manejar el comportamiento obsesivo en un adolescente

Observando a tu hijo adolescente caminar por la acera, te comienzas a dar cuenta que no va caminando con un paso uniforme. En lugar de hacerlo, sus pasos varían en longitud de forma extraña y aparentemente sin razón. Si observas más de cerca, te darás cuenta de que cuidadosamente va saltando las grietas de la acera. Intrigado, lo observas diariamente y descubres que hace esto siempre que camina por la calle. Variando en rango de severidad y método de manifestación, los comportamientos obsesivos como éste pueden ser problemáticos. En lugar de sólo observar a tu hijo adolescente sufrir con este tipo de comportamiento, ayúdale a lidiar con sus obsesiones y reducir el impacto que tienen en su vida.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Habla con tu hijo sobre su comportamiento obsesivo, tal como recomienda la psicoterapeuta Dr. Karen Ruskin. Durante esta plática, dile a tu adolescente específicamente lo que has notado y pregunta qué es lo que lo motiva a involucrarse en este comportamiento. Por ejemplo, si tu hijo adolescente continuamente lava sus manos (a un grado que sería, para ti, obsesivo) pregunta cuáles son los sentimientos que lo inspiran a hacerlo.

  2. Habla con su médico sobre tus preocupaciones. Al menos 1 de cada 200 niños en Estados Unidos tiene el trastorno obsesivo compulsivo, según informa la International OCD Foundation. Si tu adolescente es uno de ellos, el obtener un diagnóstico oficial es el primer paso para ayudarle. Si el médico de tu hijo descubre que no sufre de este trastorno, tal vez él podría sugerir algunas técnicas para que utilices para manejar su comportamiento.

  3. Considera la medicación. Si tu hijo adolescente tiene un trastorno obsesivo diagnosticado, la medicina podría ayudar a reducir sus compulsiones. Habla con tu médico sobre esto para discutir las opciones de medicamentos.

  4. Estimula a tu adolescente a dejar de ceder a tus impulsos. Los adolescentes comúnmente continúan con los comportamientos obsesivos porque tienen miedo de que algo malo suceda si se detienen. Convéncelo de que deje de involucrarse en su comportamiento obsesivo y verá que nada malo sucede, lo que hace más sencillo que se detenga con estos comportamientos. Si tu adolescente lucha contra tus intentos de que se detenga, no lo obligues. En lugar de eso busca ayuda profesional, ya que su compulsión podría ser demasiado fuerte como para que tú solo la remedies.

  5. Recuerda a tu hijo adolescente que su comportamiento no es su culpa, tal como sugiere el profesor Martin Franklin de la Universidad de Pennsylvania. Frecuentemente, los adolescentes que luchan con una obsesión sienten que de alguna forma tienen la culpa de sus luchas. Aunque tu seguridad no borrará esta preocupación en él, al menos podría ayudar a disminuirla.

  6. Habla con las personas pertinentes en la escuela de tu hijo. Si tu hijo ha sido diagnosticado con OCD, podría ser un candidato para los servicios en la escuela. Comparte tu diagnóstico con los profesores en la escuela de tu hijo y trabaja con ellos para ayudar a asegurar que su comportamiento obsesivo no impida su aprendizaje. Si tu hijo no tiene un OCD diagnosticado, compartir tus preocupaciones con el profesor de tu hijo aún sigue siendo una buena idea, ya que el educador podría ser capaz de ayudarle a manejar este desafío.

Más galerías de fotos



Escrito por erin schreiner | Traducido por laura de alba