Cómo manejar adolescentes malcriados

A veces, los padres se esfuerzan tanto para asegurarse de que sus hijos adolescentes tengan todo lo que necesitan que no se dan cuenta de cuán malcriados están, hasta que ya ha sucedido. Los programas televisivos de la vida real, que muestran comportamientos terribles de adolescentes y adultos, también pueden contribuir para que los niños no sepan lo que es una forma aceptable de actuar o cuáles son las expectativas adecuadas. Afortunadamente, es posible revertir el comportamiento adolescente malcriado y redirigirlo por el buen camino.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Asigna tareas a tu adolescente. Los adolescentes deben entender que todos los miembros de una familia tienen cierta responsabilidad en el buen funcionamiento del hogar. Los adolescentes pueden manejar tareas tales como lavar los platos, sacar la basura, pasar la aspiradora o ayudar a cuidar a sus hermanos menores. Asegúrate de que tu hijo sepa lo que implican sus nuevas responsabilidades y cuáles son las consecuencias si no las cumple.

  2. Anima a tu hijo a trabajar a tiempo parcial si es lo suficientemente mayor. Si un niño tiene que trabajar para obtener su propio dinero, aprenderá a apreciar el costo de los pantalones vaqueros caros y las cenas de pizza. Los adolescentes pueden trabajar en tiendas o restaurantes de comida rápida o incluso ayudar en un negocio familiar. Si tu hijo maneja, haz que se gane su propio dinero para el seguro del auto y la gasolina.

  3. Sé un buen ejemplo para los adolescentes haciendo trabajo de voluntariado y trata de convertirlo en un proyecto familiar. El trabajo de voluntariado con tu hijo adolescente en una despensa de alimentos, en un comedor de beneficencia o en un refugio para personas sin hogar, puede ayudarle a ver lo afortunado que es, así como a desarrollar compasión por los demás. Ya sea un esfuerzo continuo o una tradición de Thanksgiving, el voluntariado es bueno para toda la familia.

Más galerías de fotos



Escrito por kathy gleason | Traducido por sofía bottinelli