Las mamas y correr

Aunque correr es un ejercicio cardiovascular altamente efectivo, puede tener un impacto negativo en tus mamas. Además de causarte dolor y tensión, puede llegar a un decaimiento permanente de los tejidos que componen tu busto. Por lo tanto, es crucial que sigas ciertas medidas preventivas cuando corres para mantener la salud y apariencia de tus mamas.

Significado

Las mamas contienen principalmente tejido graso sin músculo y por lo tanto se pueden caer. Se apoyan en los músculos de la espalda, de los hombros y del pecho para soporte, así como también los ligamentos Cooper, un tejido fibroso que conecta a las mamas con la pared del pecho. Los deportes que se tratan de saltar, especialmente correr, ponen un estrés extra en los músculos y los ligamentos.

Decaimiento

La combinación de correr continuamente y la gravedad hacen que las mamas se balanceen para arriba y para abajo y de lado a lado, de acuerdo a la Sports Injury Clinic. Esto no solamente lleva a sentir dolor causado por el movimiento excesivo, sino que también porque se tensan los ligamentos de Cooper que, con el tiempo, hacen que las mamas se caigan.

Tensión del músculo

Durante las sesiones de correr, los músculos de la parte de arriba del cuerpo tienen que compensar por el peso adicional que genera el movimiento de balanceo de las mamas. Esto lleva al estrés y la tensión de la espalda y el cuello, y eventualmente, a la debilidad y al alargamiento del músculo. Cuando más grande sea tu busto, mayor el movimiento de balanceo y el riesgo de estrés del músculo.

El pezón de la corredora

Aunque es más común en los hombres, los pezones de los corredores también ocurren entre las mujeres con poco busto. Lo causa la constante abrasión de la camiseta en la zona y lleva a una dolorosa sensación similar a la que sentirías por la fricción sobre una quemadura. Los pezones son particularmente vulnerables a esta condición en el tiempo frío y húmedo.

Solución

Para prevenir el decaimiento, la tensión y los pezones de corredor usa un corpiño con estructura para atletas mientras corres. Asegúrate de que te calce bien para eliminar el balanceo lo más posible. Aplícate vaselina en los pezones o cúbrelos con una cinta de óxido de zinc cuando te estés preparando para correr, ambas cosas son igualmente efectivas para protegerte de los pezones de corredor.

Consideraciones

Además de usar el corpiño correcto durante tus ejercicios, es también bueno hacer esos ejercicios que refuercen los músculos que soportan tus mamas, como los de la espalda, los hombros y el pecho, dice Shirley Archer en "Bustting Out". Los ejercicios que trabajan esos músculos incluyen los que usan la presión de las mancuernas mientras estás acostada, y las flexiones modificadas; los ejercicios mencionados ayudan a mejorar la apariencia y la frescura de las mamas, así como también previenen que se caigan.

Más galerías de fotos



Escrito por dylan de castro | Traducido por adriana de marco