¿Es malo para ti no tomar las vitaminas prenatales?

Durante el embarazo, la salud debería ser tu principal preocupación. Estando saludable, tienes mejores posibilidades de un embarazo y parto sin preocupaciones. Aunque los suplementos de vitaminas prenatales no son absolutamente esenciales para tu salud, pueden ser de gran ayuda al respecto. Están formulados especialmente para mujeres embarazadas, con altos niveles de nutrientes esenciales que ayudan a prevenir defectos y complicaciones de nacimiento. Si estás pensando en tener un bebé, es mejor tomar suplementos tres meses antes de la concepción para mantener elevados tus niveles de vitaminas.

Qué hace diferentes a las vitaminas prenatales

Las embarazadas necesitan niveles de nutrientes, vitaminas y minerales mucho más altos que los otros adultos. Las deficiencias pueden resultar en serios defectos de nacimiento y otros problemas. Por lo tanto, los suplementos de vitaminas prenatales contienen niveles mucho más elevados de ácido fólico, calcio y hierro que las multivitaminas regulares. La cantidad exacta y la fórmula dependen de la marca. Son de venta libre y se encuentran en farmacias, aunque algunas clases requieren una receta. No obstante, siempre consulta a tu médico antes de tomar cualquier clase de suplemento.

Salud de los huesos

Las mayores concentraciones de calcio en tu cuerpo están almacenadas naturalmente en los huesos, manteniéndolos saludables y fuertes. Si no consumes el calcio suficiente a través de suplementos o de la dieta diaria, tu cuerpo comenzará a filtrar los depósitos en los huesos, haciéndolos débiles y quebradizos. Las deficiencias de calcio también pueden llevar a la preeclampsia, la principal causa de partos prematuros y complicaciones en el embarazo. Las madres deberían consumir de 1,000 a 1,300 mg de calcio durante y después del embarazo. Las vitaminas prenatales pueden proporcionar alrededor de 150 a 200 mg por dosis, pero el cuerpo puede absorber solo 500 mg por vez, por lo que es conveniente tomar varias dosis de suplemento de calcio varias veces al día.

Riesgo de anemia

La anemia se produce cuando no hay suficientes glóbulos rojos que suministren oxígeno al cuerpo. Debido a que estos glóbulos rojos sirven tanto a la madre como al bebé en desarrollo, las mujeres embarazadas tienen un riesgo creciente de volverse anémicas. Los casos leves de anemia presentan fatiga y debilidad; no obstante, los casos serios pueden producir daño cardíaco. Para evitarla, debes mantener un consumo regular saludable de hierro. Deberías consumir al menos 30 mg por día.

Riesgo de defectos de nacimiento

Los defectos del tubo neural son anormalidades en la columna y el cerebro del feto en desarrollo. Presentan serios riesgos par la salud, ya que pueden resultar en anencefalia o espina bífida. Estas enfermedades son siempre devastadoras y a menudo fatales. El ácido fólico, o folato, es una vitamina del complejo B, y es esencial para prevenir estos serios defectos de nacimiento. No obstante, el período crítico para asegurarse el consumo adecuado de ácido fólico es entre los 21 y 27 días después de la concepción, cuando muchas mujeres aún no saben que están embarazadas. Es por seso que es especialmente importante tomar el suficiente ácido fólico en todo momento, lo que la mayoría de las fórmulas de vitaminas prenatales contienen.

Otras fuentes de vitaminas

Aunque las vitaminas prenatales son un buen medio de suplementar tu consumo diario de vitaminas y minerales, ten en cuenta que son solo eso: suplementos. No deberías depender únicamente de las fórmulas de vitaminas prenatales para cumplir con todos los requerimientos de nutrientes si estás embarazada. Al final, tomarás la mayoría de esas vitaminas y minerales esenciales de tu dieta. Haz elecciones de alimentos lo más saludables posibles. Evita las cantidades excesivas de grasas y colesterol. Asegúrate de comer de cinco a seis porciones de frutas y vegetales al día. La leche y otros productos lácteos contienen altas cantidades de calcio, las verduras de hoja y las legumbres tienen mucho hierro y las carnes magras y la yema de huevo tienen elevado contenido de hierro.

Más galerías de fotos



Escrito por joseph pritchard | Traducido por maria eugenia gonzalez