¿Es malo hacer flexiones de brazos y dominadas todos los días?

Las flexiones de brazo y dominadas son ejercicios de entrenamiento de fuerza ideales si disfrutas entrenar en tu casa. Estos ejercicios de peso corporal requieren poco equipamiento; las flexiones de brazos no requieren ninguno y las dominadas solo necesitan una barra de flexiones. Realizar estos ejercicios regularmente puede fortalecer una serie de grupos musculares y dar lugar a varios beneficios, pero hacer flexiones de brazos y dominadas diariamente no es ideal. Si haces entrenamiento de fuerza diariamente, tus músculos no tendrán tiempo de recuperarse. Siempre consulta a tu médico, ya que él tendrá la última palabra.

Deja tiempo para la recuperación

Los adultos deben planificar realizar ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos veces por semana, y las flexiones y dominadas entran dentro de esta categoría de ejercicio. Planea tu entrenamiento de fuerza dejando uno o dos días entre cada ejercicio para la recuperación. Un período de recuperación es integral para la salud de tus músculos. No dedicar el tiempo adecuado para la recuperación puede llevar a una lesión muscular.

Distribuye tu entrenamiento de fuerza

Es posible llevar a cabo ejercicios de entrenamiento de fuerza en días consecutivos, dado que hayas progresado a este nivel de actividad y no trabajes los mismos músculos. Las flexiones de brazos y dominadas trabajan diferentes músculos, pero implican el uso de varios músculos que se superponen, tales como tus pectorales, bíceps y tríceps. Si eres un principiante, realiza flexiones de brazos como parte de una sesión de ejercicios de entrenamiento de fuerza el lunes, utiliza el martes como un día de ejercicio aeróbico y dedica el miércoles para el entrenamiento de fuerza de la zona inferior del cuerpo. Después del ejercicio aeróbico el jueves, realiza dominadas como parte de tu rutina el viernes. Una vez más, siempre consulta a su médico antes de comenzar éste o cualquier programa de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por joaquín di toma