¿Es malo caminar para el nervio ciático?

El nervio ciático puede afectarse fácilmente dando como resultado un dolor debilitante y limitaciones físicas. Este nervio se extiende desde la columna lumbar, a través de la parte posterior de las nalgas y la parte posterior de la pierna, y puede verse afectado por una lesión en la espalda baja o por la inflamación del músculo piriforme que se encuentra en las nalgas. Comprender cómo introducir ejercicios como el caminar te puede ayudar en tu rutina.

Beneficios de caminar

Caminar puede aliviar y reducir el dolor ciático en determinadas circunstancias. Utiliza la caminata como ejercicio suave para permitir que tu cuerpo descanse y sane por varias semanas después de una lesión en la ciática, si estás acostumbrado a correr o levantar pesas. Ten cuidado al caminar sobre superficies planas con poca o ninguna pendiente a un ritmo lento o moderado, disminuyendo inmediatamente si sientes algún síntoma. Detente si los dolores no se resuelven en un minuto.

Estiramiento y descanso

Si estás sufriendo de una lesión aguda en el nervio ciático que solo lleva algunos días, abstente de todo ejercicio y trata de mantener la actividad normal. Usa calor húmedo durante 15 minutos a la vez varias veces al día, en las nalgas o la espalda baja para reducir el dolor. Estira tu nervio ciático acostándote boca abajo en el suelo con la pierna afectada doblada para traer la rodilla hasta el pecho y la pierna no afectada extendida detrás de ti. Libera los puntos sensibles de los glúteos en cualquier momento que estés experimentando dolor ciático, estirándote sobre una pelota de tenis colocada debajo de la parte más dolorosa de las nalgas y tratando de relajarlas en esta posición durante unos cinco minutos

Más galerías de fotos



Escrito por melissa sabo | Traducido por jane laury