Malestar después de una limpieza del hígado

Cualquier ritual de desintoxicación, incluyendo una limpieza del hígado, puede producir temporalmente una enfermedad, de acuerdo con Age Medical Encyclopedia. Tras una limpieza del hígado suave, por ejemplo con jugo de limón y aceite de oliva, es posible que sientas malestar. La medicina alternativa a menudo interpreta las molestias positivamente, como una indicación de que las toxinas han dejado el hígado, y se supone que pasarán rápidamente. Sin embargo, si existen otros síntomas, como dolor en la parte superior del abdomen o agotamiento, esto puede significar que tienes cálculos biliares o cirrosis, según la Asociación American Gastroenterological Association. Consulta a tu médico o asesor de la salud antes de someterte a una limpieza, y si el malestar después de una limpieza del hígado incluye dolor o fatiga intensa, consulta a tu médico de inmediato.

Identificación

Una limpieza de hígado realizada con ingredientes de origen natural, como el cardo mariano puede ayudar a eliminar las sustancias nocivas del el hígado y rejuvenecer cualquier daño celular en el mismo, de acuerdo con la UC Berkeley Wellness Guide to Dietary Supplements. Sin embargo, es importante darse cuenta de que no hayan toxinas en el hígado. El hígado constantemente las excreta, mientras se regenera constantemente. Por lo tanto, un malestar que dure después de la limpieza, que se caracterice por debilidad, pérdida del apetito o dolor en la parte superior del abdomen, entre los omóplatos, o en el hombro derecho puede indicar las primeras etapas de la cirrosis. También es posible que estos síntomas indiquen la presencia de cálculos biliares, de acuerdo con la American Gastroenterological Association.

Importancia

Las molestias y el dolor prolongado después de una limpieza de hígado en la ubicación general del mismo - el cuadrante superior derecho del abdomen - pueden deberse al hígado o a la vesícula biliar. El hígado y la vesícula biliar trabajan en equipo, y se encuentran en lugares cerrados. La vesícula biliar se apoya inmediatamente detrás del hígado. El hígado produce y secreta de forma continua la bilis, un líquido digestivo necesario para la descomposición de las grasas, que la vesícula biliar almacena entre las comidas, según la American Gastroenterological Association. El hígado y la vesícula biliar se conectan a través del conducto biliar y puede aparecer cirrosis en los casos en que éste se bloquea por los cálculos biliares que se desplazan desde la vesícula biliar.

Efectos

La cirrosis puede hacer que tu piel se vuelva amarilla, una condición conocida como ictericia, que resulta de una acumulación de pigmento biliar que normalmente fluye a través del hígado a los intestinos, según la American Gastroenterological Association. Otros síntomas pueden incluir picazón intensa causada por productos de la bilis que se acumulan en la piel.

Prevención/solución

La salud del hígado depende menos de una limpieza del hígado por una sola vez, y más de una dieta que incluya de forma sistemática alimentos compatibles y naturalmente desintoxicantes del hígado, como el brócoli, la col, la espinaca, la col rizada, y las algas. Según Real Age, este tipo de vegetales proveen enzimas vitales que pueden ayudar a tu hígado a desglosar los alimentos.

Advertencia

La cirrosis es una complicación muy grave de salud, y puede conducir a insuficiencia hepática. Las complicaciones de los cálculos biliares a veces provocan fiebre, y pueden llevar a una infección grave. Si sientes molestias o dolor prolongado después de una limpieza del hígado, es imperativo que consultes a tu médico o proveedor de atención médica sin demora.

Más galerías de fotos



Escrito por emma cale | Traducido por katherine bastidas