Mala postura en niños

Hacer que un niño deje de encorvarse y se pare derecho es una lucha común para los padres. Una mala postura del niño no solo se ve mal, sino que también afecta su salud hoy en día y durante toda su vida. Un poco de enfoque y algunas ideas divertidas ayudarán a que tu niño disfrute los beneficios de una buena postura sin las quejas, permitiendo que ambos se relajen y dejar la mala postura como algo del pasado.

Mala postura

De acuerdo con Child and Youth Health, la postura es la manera y posición en la cual tu niño mantiene su cabeza, cuello, espalda y columna, como así también sus brazos y piernas, cuando se para, se sienta o está acostado. La mala postura generalmente resulta de una combinación de problemas físicos y ambientales, como inclinarse para escribir en una computadora que está muy baja. Los niños pueden desarrollar mala postura por una mochila pesada, de acuerdo con la American Chiropractic Association, o, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics, por agacharse para "mezclarse" con compañeros más bajos. La mala postura también resulta de músculos abdominales y de espalda malos, a veces debido al poco uso.

Riesgos de salud

Los efectos de la mala postura en tu hijo pueden ser más que solo lo mal que se ve. El esfuerzo del cuello y la espalda baja, o el síndrome del túnel carpiano son preocupaciones comunes, y la mala postura puede llevar a problemas a largo plazo, como crecimiento anormal de los huesos, que es difícil de corregir con el tiempo. Asegúrate de mencionar la mala postura del niño a su pediatra si crees que encorvarse puede ser resultado de un problema médico, como la escoliosis.

Buena postura

Child and Youth Health dice que la buena postura es cuando la espalda de tu niño tiene la menor cantidad de esfuerzo para mantener a los huesos y uniones alineadas adecuadamente, permitiendo que los músculos sean usados adecuadamente. La buena postura sucede naturalmente cuando los músculos de la parte superior del cuerpo se balancean en fuerza y uso uniformemente. Así que las buenas noticias es que una postura adecuada puede venir de la atención al alineamiento del cuerpo, además de ejercicios diarios que tu niño ame, como andar en bicicleta, correr y jugar deportes.

Mejorar la postura

Para ayudar a que tu niño logre una mejor postura sin constantes recordatorios de tu parte, haz que sea divertido. Además de la actividad diaria, haz que tu niño mire TV o juegue a la computadora mientras se sienta en una bola de estabilidad, lo que refuerza sus músculos. Haz que sea fácil para el niño usar una postura correcta al asegurarte de que su escritorio, silla y computadora sean del tamaño correcto y estén alineadas, y al mantener su mochila a no más del 10% de su peso corporal.

Más galerías de fotos



Escrito por tanya konerman | Traducido por lucas huidobro