Mal aliento y alcoholismo

Escrito por Kim Lockhart
Los alcohólicos sufren con frecuencia de mal aliento.

Los alcohólicos tienen mal aliento con frecuencia. El alcoholismo puede provocar numerosas condiciones severas de salud, y el mal aliento puede ser un signo de daño al sistema digestivo y el estómago. También puede indicar problemas con el esófago y el reflujo ácido, lo que puede conducir a cánceres de boca y garganta.

Causas

El consumo excesivo de alcohol conduce a problemas digestivos, lo que se suma al mal aliento.

El mal aliento, o halitosis, es provocado con mayor frecuencia por una acumulación de bacterias en tu boca. Una buena higiene oral normalmente resuelve el problema, pero en algunos casos, es persistente. Las causas del mal aliento crónico incluyen fumar, comer alimentos condimentados regularmente y tener la boca seca. Los problemas sinusales, las infecciones de la boca o las enfermedades gingivales y de la garganta también pueden provocar tener un aliento desagradable, aunque desaparecen regularmente cuando se elimina la infección al igual que el mal aliento. El alcoholismo también provoca mal aliento.

Deshidratación

El alcohol es un diurético. Cuando consumes alcohol en grandes cantidades, te deshidrata y seca tu boca. Esto conduce a una reducción en la producción de saliva. Sin la saliva limpiando naturalmente tu boca, se acumulan las bacterias, lo que provoca mal aliento.

Problemas digestivos

Una buena higiene oral puede ayudar a aliviar los problemas del mal aliento.

Los problemas con tu sistema digestivo son una causa común del mal aliento, particularmente en el alcoholismo. Cuando bebes alcohol, pequeñas partículas entran en tu sistema digestivo y el esmalte dental. Cada vez que exhalas, el olor regresa a tu boca, lo que provoca que tengas mal aliento. Incluso si no eres alcohólico, una noche de muchas bebidas te puede dejar con un aliento desagradable al siguiente día debido a la deshidratación y a que tu sistema digestivo se vio afectado.

Efectos

Cuando bebes alcohol, se absorbe rápidamente en tu torrente sanguíneo a través del recubrimiento del estómago y el intestino delgado, así que el proceso digestivo usual es ignorado. Un efecto común de esto es el daño al esófago, lo que conduce a acidez y reflujo ácido, lo que suma mal aliento. Un consumo excesivo de alcohol también provoca repetidas náuseas y vómito, lo que, en consecuencia, te da mal aliento. Incluso pequeñas cantidades de alcohol pueden incrementar la cantidad de ácido gástrico en tu estómago, lo que daña el recubrimiento estomacal y también produce mal aliento.

Prevención/Solución

La deshidratación en el alcoholismo produce halitosis.

El mal aliento puede verse muy disminuido si te mantienes hidratado. Los alcohólicos están constantemente deshidratados, haciendo su mal aliento persistente y crónico, pero beber mucha agua y practicar una buena higiene oral, como cepillar tus dientes y usar hilo dental regularmente, pueden reducir mucho la halitosis. Un enjuague libre de alcohol también puede reducir el problema. Consume una dieta bien balanceada para mantener tu sistema digestivo trabajando efectivamente para evitar que el mal aliento ocurra.