El mal aliento y la dieta

A pesar de que seguir ciertas dietas puede ayudarte a perder peso, también puede tener efectos adversos desagradables. Consumir ciertos tipos de comidas o una pobre higiene bucal pueden ocasionar mal aliento. Sin embargo, el perder peso no significa que tienes que sufrir de un aliento fétido.

Mala nutrición

Los individuos que siguen ciertos tipos de dietas bajas en calorías, incluyendo algunas dietas de moda, pueden padecer malnutrición si las dietas no se planean adecuadamente. De acuerdo al Colegio de Medicina Dental de la Universidad de Columbia (Columbia University College of Dental Medicine), la salud de tu boca depende de una nutrición adecuada, y una pobre nutrición puede llevar a mal aliento, daños en las encías e incluso pérdidas dentales. Las Guías Dietéticas de 2010 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos son un buen recurso para ayudarte a planear comidas saludables y bien balanceadas.

Dietas bajas en carbohidratos

De acuerdo a la Academy of Family Physicians, ciertos tipos de dietas, particularmente aquellas bajas en carbohidratos, son conocidas por causar mal aliento y otros desagradables efectos adversos como náusea, mareo, dolor de cabeza y problemas de sueño. Dietas bajas en carbohidratos de menos de 100 gramos al día pueden causar cetosis, una condición que ocurre cuando el cuerpo utiliza la grasa almacenada y produce cetoácidos como forma de energía. Los cetoácidos en grandes cantidades causan mal aliento.

Prevención

Algunas guías de práctica clínica pueden ayudarte a prevenir la presencia de mal aliento cuando sigues una dieta para perder peso. El Manual Merck alienta a la gente que sigue una dieta baja en carbohidratos a consumir mucha agua para ayudar a diluir el mal aliento causado por los cetoácidos acumulados en el cuerpo. Tener una dieta bien balanceada que incluya todos los grupos alimentarios puede ayudar a prevenir la malnutrición causante del mal aliento. Muchas veces, la causa del mal aliento es una mala higiene dental. Esto usualmente se corrige al cepillarte los dientes por lo menos dos veces al día, usar el hilo dental por lo menos una vez al día, acudir al dentista para realizarte limpiezas dos veces al año, comer más verduras y frutas y evitar consumir productos del tabaco. Las mentas y el chicle pueden ser benéficos para el mal aliento.

Pérdida de peso

Para prevenir el mal aliento debes evitar seguir dietas para perder peso bajas en carbohidratos. A pesar de que la American Dietetic Association (ADA) reporta que las dietas bajas en carbohidratos son más efectivas que otras dietas durante los primeros seis meses, las diferencias no son significativas después de un año. La verdadera razón por la que las dietas bajas en carbohidratos funcionan es la reducción calórica que conllevan, y no necesariamente la composición la dieta. Para perder peso de manera segura y efectiva y deshacerte de los síntomas de mal aliento, reduce tu total de consumo calórico diario en 500 calorías por día para perder alrededor de 1 libra por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por erin coleman, r.d., l.d. | Traducido por karly silva