El maíz dulce y la digestión

El maíz dulce puede ser muy difícil de ser digerido. Si alguna vez echas un vistazo a lo que sale del otro lado después de una comida con mucho maíz, podrías haber visto unos cuantos granos de elote amarillos que quedaron intactos. Aunque podrían parecer enteros, estos pedazos tienden a ser sólo la cubierta del maíz, en donde mucho del contenido ya ha sido digerido.

Digestión

Las pequeñas piezas de maíz dulce que comes se llaman granos. Estas son la fruta de la planta del maíz así como las semillas. Cada grano tiene una cobertura protectora. Tu cuerpo no tiene las encimas digestivas necesarias para romper esta cubierta. Sin embargo, los contenidos que son como pulpa y son ricos en almidón se digieren más fácilmente. Eso significa que algunas de las piezas de maíz que ves que quedan son sólo cubiertas vacías, de acuerdo con Dian Dooley, profesor asociado en el Food Science and Human Nutrition Department at the University of Hawaii (Departamento de Ciencia de los Alimentos y Nutrición Humana de la Universidad de Hawaii) que escribe en el sitio web MadSci Network.

Gases

El maíz dulce contiene altos niveles de almidón. Como otros alimentos con almidón como la pasta y el pan, los productos de maíz producen gases mientras se rompen en tu sistema, de acuerdo con la "National Digestive Diseases Information Clearinghouse". Los granos podrían no liberar tanto gas, ya que no se romperán por completo. Sin embargo, los cereales de maíz o el puré de maíz podrían provocar muchos gases. Con algunas personas, esto podría ser incómodo. En otros casos, simplemente significa pasar más gas hasta que se desinflame su intestino.

Problemas de digestión

El maíz puede causar problemas de indigestión en personas con ciertas condiciones en los intestinos. Por ejemplo, si tienes síndrome del intestino irritable o IBS por sus siglas en inglés, entonces el maíz podría causarte molestias. En particular, una alergia al maíz puede desatar síntomas negativos similares al IBS, de acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland. De manera similar, el alto contenido de fibras en el maíz puede presentar problemas a personas con condiciones como la enfermedad de Crohn, lo cual llevaría a una mala digestión y síntomas incómodos, desde cólicos hasta diarrea.

Consideraciones

Como la mayoría de los vegetales, el maíz crudo es más difícil de digerir que el que está bien cocido. Cocerlo suaviza los granos y comienza el proceso para romper los químicos contenidos en él. El maíz en puré o con crema saca más de la pulpa y rompe la capa externa más dura. De manera similar, masticar el maíz más tiempo ayuda a romper los granos antes de que entren a tu estómago, de acuerdo con el profesor Dooley. Las encimas de la saliva comienzan el proceso de digestión en tu boca y esófago.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por laura gsa