Magnesio y audición sensible

Los investigadores han encontrado que el mineral magnesio juega un papel esencial en la salud auditiva, aunque cómo funciona exactamente no está claro. El magnesio puede reducir tu sensibilidad al ruido y reducir los síntomas de tinnitus. Aunque el magnesio se encuentra en una amplia variedad de alimentos, es posible que no estés obteniendo bastante de él en tu dieta para mantener tu salud auditiva.

Dieta y salud auditiva

Durante los últimos 20 años, la investigación sobre el papel de la dieta en la audiencia ha sugerido una amplia gama de vitaminas y suplementos que contribuyen a la salud de tu audición. Las vitaminas A, C, D y E pueden ayudar a reducir tu susceptibilidad al ruido y mejorar tu salud en general de los nervios. La vitamina D parece especialmente importante para la salud de los oídos, y lo más importante, una deficiencia de magnesio en tu dieta puede afectar la capacidad del cuerpo para absorber esta vitamina importante. También se recomiendan minerales como el cobre, yodo, hierro, potasio y zinc para la salud auditiva.

Magnesio y audición

El magnesio es recomendado para la gente que tiene sensibilidad al sonido, incluyendo la hiperacusia y el tinnitus. El magnesio es esencial para la función nerviosa saludable. Un exceso del neurotransmisor glutamato se cree que causa la tinnitus, pero el magnesio parece funcionar como un inhibidor del glutamato, que puede ayudar a explicar su eficacia en el tratamiento de la tinnitus. El magnesio puede ayudar a proteger tus oídos de la pérdida de audición inducida por ruido. Un estudio de la Mayo Clinic en Scottsdale, Arizona, indicó que la deficiencia de magnesio se relacionó con una mayor susceptibilidad a los daños de ruido. El magnesio también puede proteger contra la ototoxicidad, que es un daño al oído causado como efecto secundario de algunos medicamentos, incluyendo antibióticos y agentes de quimioterapia. El mecanismo exacto de cómo el magnesio protege la audición es desconocido. Los suplementos de magnesio son generalmente considerados seguro, pero pueden ser tóxicos en grandes cantidades. Consulta a un médico o nutricionista calificado antes de tomar suplementos dietéticos.

Sensibilidad al sonido

Las personas que son extremadamente sensibles a los sonidos pueden tener una condición llamada hiperacusia. Para muchas de estas personas, los ruidos de tono alto, tales como alarmas de los coches y los sopladores de hojas pueden ser sumamente dolorosos, pero incluso los sonidos que se consideran normales pueden llegar a ser incómodos para ellos. El tinnitus o zumbido en los oídos, a menudo acompaña a la hiperacusia. De acuerdo con el sitio Hyperacusis Information Site, no existe una prueba médica directa para hiperacusia. A los pacientes se los deriva generalmente a los otorrinolaringólogos o audiólogos para una prueba de audición. La hiperacusia y la tinnitus pueden ser causadas por infecciones del oído o trauma crónico, o incluso ser un efecto secundario de algunos medicamentos. Otros tipos de sensibilidad de sonido incluyen fonofobia y misofónia. La fonofobia es el miedo a los sonidos, frecuencias especialmente particulares o ruidos. A la gente misofónica no les gusta el sonido hasta el punto que ellos tratan de aislarse de todo ruido.

Ruido, estrés y desórdenes de ansiedad

Las personas que tienen deficiencia de magnesio pueden sufrir de trastornos de ansiedad y ser muy sensibles al sonido. Una deficiencia de magnesio puede causar aumento de los niveles de adrenalina en tu sistema, haciendo que te sientas tenso y ansioso. Cuando te estresas, tus glándulas suprarrenales liberan adrenalina, que aumenta tu ritmo cardíaco y la respiración y aumenta tus sentidos. Una vez que el peligro ha desaparecido, tu cuerpo vuelve a la normalidad, pero los individuos ansiosos siguen en alerta. Según el Dr. Leo Galland, incluso una leve deficiencia de magnesio se ve comúnmente en pacientes que tienen trastornos funcionales o neuróticos, que puede incluir la ansiedad inducida por el estrés.

Más galerías de fotos



Escrito por karen s. garvin | Traducido por blas isaguirres