Cómo ser una madrastra positiva

La boda ha terminado, los invitados se han ido a casa, y ahora enfrentas el resto de tu vida como una madrastra. Si bien salir con un hombre que no tenía hijos, era relativamente fácil, lleva a los niños a una excursión divertida y di adiós en la puerta. Ahora te enfrentas a ser madrastra y puede sentirse como una enorme responsabilidad. La comprensión de tu lugar en la vida de tus hijastros y saber cómo abordar el papel puede ayudarte a ser una madrastra positiva para ellos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Dale a tus hijastros un poco de espacio y tiempo. Aunque las salidas antes de la boda fueron muy divertidas, tus hijastros pueden sentirse incómodos o resentidos con tu nuevo papel en su vida. Dales el espacio sin forzar un enlace para que vean que respetas sus necesidades.

  2. Sea consistente. Los niños prosperan en la consistencia y presionan por todo lo contrario. Independientemente de si los niños viven contigo a tiempo completo, mientras están a tu cuidado, deben tener reglas de la casa que tú esperas que ellos sigan. La consistencia ayuda a los niños a adaptarse a ti como una madrastra, porque saben que tú tienes el control.

  3. Haz nuevas tradiciones familiares. Aprovecha esta oportunidad para crear nuevas tradiciones navideñas, fiestas de cumpleaños y otras instancias de la construcción de los recuerdos familiares. Comenta a tus hijastros acerca de las tradiciones de tu familia y hazlos formar parte ahora que eres su madrastra. Tradiciones no festivas pueden ser divertidas, incluyendo juegos de la familia semanales de charadas, hornear juntos o ir a la pista de patinaje.

  4. Permanece en silencio acerca de su madre. Nunca hay una razón para hablar mal de la madre de los niños. Si están fuera del alcance del oído o en la sala, nunca se debe tomar parte en una conversación donde se proyecta una imagen negativa. Los niños aman a su madre y no importa qué tipo de madre es, al oír hablar mal de ella creará un deseo natural de defensa de ella y una eventual resentimiento hacia ti.

  5. Dales su propio espacio. Si tus hijastros te visitan en lugar de vivir contigo, ellos deben tener un espacio propio en tu casa. Tanto si se trata de un armario con candado o contenedores especiales para sus juguetes y pertenencias, ellos te agradecerán tu respeto a su necesidad de tener su propio lugar en la casa.

  6. Aplaza a tu marido. En algún momento, deberás animarte a disciplinar a tus hijastros, pero en un principio, debes dejar que se ocupe él de asuntos de disciplina.

Más galerías de fotos



Escrito por candace webb | Traducido por daniela laura arjones